Print
Category: Noticias
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

EspectadorImpertinenteEn 1931 el ruso Arcady Boytler tras haber filmado algunas cosas en Rusia, Berlín y Hollywood, llega a México donde participó como extra en la película inconclusa de Sergei Eisenstein ¡Que Viva México! cuando ésta se canceló se quedó en el país presentando un programa teatral de variedades. En 1932 filma su primer corto mexicano, Un Espectador Impertinente, del cual se conservaban hasta hoy algunos stills y la sinopsis dada por Raphael J. Sevilla, codirector  y coargumentista del mismo. El Espectador Impertinente hoy 17 de septiembre de 2012 regresa a la luz para dar una mayor idea de su desarrollo gracias al hallazgo en el Acervo de Cineteca Nacional de dos discos con el sonido del mismo.

Arcady Boytler siempre será recordado como uno de los cineastas de la mal llamada Época de Oro, como el director de La Mujer del Puerto (1933), Celos (1935), Así es mi Tierra y Águila o Sol (ambas de 1937), pero pocas veces se recuerda que fue un gran distribuidor, dueño del cine Arcadia, conductor de un arcadillac y gran actor de teatro de revista. El hallazgo del audio de su primer cortometraje nacional es sin duda un motivo para recordar a este autor en su justa medida y regresarlo a varias generaciones de cinéfilos mexicanos que lo desconocen.

El hallazgo se dio en el archivo donado por Victoria Ellis en la década de 1980, ella era amiga de la familia Boytler y poseía una parte del del archivo del cineasta conformado por fotografías, poemas, argumentos cinematográficos (entre ellos la versión en inglés de Celos), recortes de prensa, diplomas, caricaturas, carteles y una colección de discos de 78 revoluciones, además de otros objetos.

Los discos fueron analizados y trabajados por el técnico cinematográfico Andrea Di Castro y el investigador Eduardo de la Vega, quienes descubrieron material inédito del realizador perteneciente al cortometraje Un espectador impertinente, lo que representa un hallazgo sin precedentes para nuestra cinematografía. Por más de dos décadas la colección de discos permaneció preservada en el Acervo, pero también en el mayor anonimato debido a las carencias tecnológicas de la institución en aquel entonces para realizar el proceso que permitiera conocer su contenido.

El proceso de restauración de los discos y de transferencia de formatos estuvo a cargo de un equipo de especialistas altamente calificado que fue extremadamente cuidadoso, debido a que se trata de materiales en vinil muy antiguos y, por lo tanto, muy delicados. Para ello se utilizó un reproductor con punta de diamante que permitió que las voces de Boytler y la actriz protagónica, Anita Ruanova escondidas durante tantos años, volvieran a escucharse al ritmo de los acordes del piano interpretado por esta última con melodías que aludían al ya desaparecido Hotel Regis. El filme presentaba al propio Boytler en compañía de Anita en una especie de obra de teatro que buscaba interactuar con los espectadores que podían en dado caso “subir a la pantalla”, en un intento de hacer prácticamente inexistentes las fronteras entre cine y teatro.

“Por notas periodísticas aparecidas en torno a la fecha del estreno, se sabe que Un Espectador Impertinente fue filmada en tan sólo tres horas y que además de Boytler, Sevilla y Ruanova, el resto del equipo de rodaje estuvo integrado por Alex Phillips (fotografía), Max Urban (música), Carlos L. Cabello (asistente de dirección), Fernando A. Rivero (auxiliar de escenografía) y los hermanos Roberto y Joselito Rodríguez (sonido). El corto duraba 10 minutos e incluía un fragmento de la canción “Capullito de alelí”, del compositor puertorriqueño Rafael Jibarito Hernández (…)”, apunta De la Vega.

Este gran hallazgo representa un valioso documento histórico que no sólo demuestra la existencia de la primera incursión fílmica del maestro Arcady Boytler, sino también la participación de los hermanos Rodríguez, quienes poco tiempo antes de colaborar en el sonido de este corto habían patentado en Los Ángeles, California, un equipo de sonido óptico que utilizaron en el rodaje de Santa (Antonio Moreno, 1931) y que, al ser filmada también en la Compañía Nacional Productora de Películas, donde tomó forma Un Espectador Impertinente, permite suponer que esta última también fue realizada con el equipo sonoro de los Rodríguez.

De este modo, el contenido de los discos, así como las más de 250 fotografías restauradas por la Cineteca, poemas, guiones, recortes de prensa, diplomas, caricaturas, carteles y objetos varios pertenecientes a Arcady Boytler formarán parte de las actividades inaugurales del Museo del Cine de la Cineteca Nacional, en las que a lo largo de varios meses ha trabajado un equipo de especialistas a cargo de Itala Schmelz y el museógrafo Salvador Quiroz, quienes han realizado una profunda y dinámica revisión de los acervos iconográficos y documentales para presentar exposiciones de gran calidad. 

e-max.it: your social media marketing partner