Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

Kodak camara 8 mmCrónica de una muerte anunciada que no por conocida deja de ser dolorosa. Al cerrarse ayer la Bolsa de Valores de Nueva York se acaba la historia de una compañía que ha acompañado la historia del cine desde sus inicios, por lo menos desde su inicio norteamericano, Kodak se ha declarado en bancarrota y la NYSE Regulation ha determinado que la compañía ya no cumple con los requisitos para cotizar en vistas de la decisión de la empresa de solicitar voluntariamente la declaración del estado de quiebra para su matriz y filiales en EU.

La quiebra voluntaria de la Kodak parece ser parte de la muerte del cine tal y como muchos lo conocimos, ese cine de celuloide que ahora es aplastado por las cámaras digitales que rebajan el costo de producción y que por obvias razones resultan mejor para los productores.

Kodak ha estado unida al cine desde sus inicios, sus películas permitieron que Edison creara sus primeras cintas y además con sus cámaras logró que la industria cinematográfica pudiera tener mejor calidad y que los aficionados pudieran experimentar en casa al hacer sus propias películas.

Sin el formato Super8, creado e inventado por Kodak, quizá no hubiéramos tenido a un Spielberg, a un George A. Romero, Derek Jarman. Oliver Stone lo ha utilizado en varias de sus cintas y el año pasado se estrenó Super 8 de J.J. Abrams que rinde homenaje a aquellos que hicieron películas así. En México quizá los dos más grandes exponentes del cine con este formato sean el desaparecido Sergio García y Gabriel Retes.

En caso de concretarse la desaparición de Kodak habrá culminado una etapa del cine, seguirá otra, pero jamás olvidaremos el grano reventado de las cintas y las texturas que esto creaba.

e-max.it: your social media marketing partner