Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

Laurence Olivier HamletLa Cineteca Nacional dedicara un ciclo a las adaptaciones cinematográficas de la obra de William Shakespeare, Hamlet, la cual ha sido llevada innumerables veces a la pantalla grande, con grandes, medianos y desastrosos resultados.

Desde su publicación en 1603, Hamlet, se ha convertido en una de las obras más celebradas de su autor, William Shakespeare, quien supo desentrañar temas universales como la venganza, el amor, el desamor y la ambición de poder en una misma historia. Son precisamente estos temas los que la han mantenido vigente hasta nuestros días, con una diversidad de adaptaciones cinematográficas en diferentes épocas y contextos.

Durante los primeros días del presente mes Conaculta Cine, a través de la Cineteca Nacional, dedicará un homenaje fílmico a las adaptaciones más representativas de esta obra que se han realizado a lo largo de la historia del cine con el ciclo Ser o no ser, conformado por ocho largometrajes, la muestra se llevará a cabo del sábado 13 al lunes 22 de octubre en Cine Lido, sede alterna de la Cineteca Nacional.

El ciclo recorre poco más de cinco décadas en las que se incluyen desde el filme clásico de Sir Laurence Olivier realizado en 1948, hasta la versión de Michael Almereyda, ubicada en un contexto más contemporáneo. La primera, protagonizada por el propio director, es la única adaptación de Shakespeare en la historia del cine que ha sido merecedora del premio Oscar a mejor película; mientras que la segunda, con el actor Ethan Hawke como Hamlet, está ubicada en la ciudad de Nueva York en el año 2000, en el contexto de una poderosa multinacional llamada Dinamarca.

Además de éstas, la programación rescata la adaptación de Grigori Kózintsev (Unión Soviética, 1964), académico especializado en la obra de Shakespeare que para crear su versión toma como modelo la adaptación de Laurence Olivier, aunque a diferencia de éste, Kózintsev pondera el tema del poder por encima de la melancolía.

La tragedia del dramaturgo y poeta inglés también está representada dentro del ciclo con Hamlet en el negocio, del realizador finlandés Aki Kaurismäki quien traslada el drama solemne a una Helsinki moderna retratada en un gélido blanco y negro, readaptando la trama a los cánones de la economía de mercado que desde hace un par de años rigen nuestro planeta. De este modo, Kaurismäki deja atrás toda retórica sin que esto implique simplificar la tragedia de un personaje atormentado no tanto por la duda, sino por su vacío existencial.

A estos filmes se suma el de Franco Zeffireli, director que con La fierecilla domada (1967) y Romeo y Julieta (1968), escritas también por William Shakespeare, logró romper los prejuicios intelectuales que pesaban sobre el escritor para transformarlas en espectáculos que gozaron del gusto del público. Para su versión de Hamlet, Zeffirelli recurre a un reparto británico excepcional conformado, entre otros, por Mel Gibson en el rol protagónico, Glenn Close y Helena Bonham Carter.

Ser o no ser también incluye dentro de su programación Rosencrantz y Guildenstern han muerto de Tom Stoppard, quien expone la obra del bardo inglés desde el punto de vista de sus personajes secundarios, demostrando de este modo las infinitas posibilidades creativas que existen alrededor de la obra.

El ciclo, que se llevará a cabo en el Cine Lido, cierra con el largometraje del irlandés Kenneth Branagh, quien filma la historia en 70 mm y opta por respetar la extensión original de la puesta en escena, que al momento de su estreno era de cuatro horas; y La tragedia de Hamlet de Peter Brook, una coproducción entre el Reino Unido, Francia y Japón, realizada estrictamente para su exhibición en televisión.

e-max.it: your social media marketing partner