User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

“El  Jaibo” es, dentro del cine mexicano, uno de los símbolos del mal absoluto, con un pasado que lo justifica, que le hace aterrador, que le hace ser un ente capaz de todo. Y para mí, en mi infancia, era casi el sinónimo de el hombre del saco, aquél que me podía arrancar de mi hogar y de ponerme a vender chicles en la calle.

Eran otros tiempos sin duda y en Televisa pasaban muchas cintas mexicanas en blanco y negro, no sólo eran las de Pedro Infante, también pasaban muchas películas donde el mensaje era claro, si te desviabas del buen camino te podían matar.  Una de ellas me impactaba de forma particular, era un México que no se asemejaba al que mostraban las otras, era un país donde la gente no era buena, donde los pobres también eran malos (requetemalos) y cuando alguien era bueno, lo mataban y tiraban a la basura. Era “Los Olvidados” de Luis Buñuel (uno de los primeros directores recuerdo haber memorizado su nombre, seguramente sólo detrás del de Steven Spielberg).

Un niño es abandonado por su padre en la capital, pronto se hace amigo de algunos de los seres que viven en la pobreza y conoce a “El Jaibo”, quien se ha fugado de la correccional. Cuando es testigo de un asesinato cometido por éste, Pedro busca reformarse, pero en una sociedad donde eres invisible si eres pobre, el camino no es siempre el más sencillo.

Recuerdo haber visto esta película desde muy pequeño, en casa de mis padres, de mi abuela, me aterraba ver a “El Jaibo” caminar por Niño Perdido (hoy Eje Central), muy cerca de casa de las viejitas cuidaron y educaron a mi padre, para mí era posible poder encontrarle caminando, no importaba su suerte al final de la cinta, en la vida real podía estar ahí.

Aún desde esos años podía intuir se ocultaban otras cosas en esa película que lo que podía entender, tuvieron que pasar muchos años para que comprendiera la sensualidad que ocultan unas piernas bañadas en leche, de unas piernas al ser talladas, de un “ya se va”, de la verdad que oculta la felicidad en la muerte de uno más de los desarrapados. Y tuvieron que pasar muchos otros para comprender las bromas surrealistas plantadas por su director dentro de ella, de entender que hacen las gallinas, los sueños, la crudeza de todo.

Los Olvidados”, como mencioné, fue la cinta me presentó a Luis Buñuel, y sería en la preparatoria cuando me dedicaría a ver su filmografía de una forma más detenida, con mayores detalles. También sería el primer curso tomaría sobre la vida de un director para aprender más sobre su filmografía, uno dado por Alejandro Pelayo en el Museo de Arte Moderno y donde él nos presentaría el final alterno de la película antes que nadie, uno menos lúgubre pero totalmente artificial, que traiciona la historia y sus repercusiones.

Todo el escándalo que siguió a su estreno, la leyenda negra que le rodea, su premio en Cannes y otras cosas, sólo ayudaron  a que, al crecer, comprendiera más la importancia de esta película, la cual en el 2003 la película fue declarada parte del catálogo documental "Memoria del Mundo" de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Una película clásica, de culto, y quizá la primera película mexicana que recuerdo y que sin lugar a dudas me contribuye a mi terciopelo de recuerdos.

Los Olvidados

Un niño es abandonado por su padre en la capital, pronto se hace amigo de algunos de los seres que viven en la pobreza y conoce a “El Jaibo”, quien se ha fugado de la correccional. Cuando es testigo de un asesinato cometido por éste, Pedro busca reformarse, pero en una sociedad donde eres invisible si eres pobre, el camino no es siempre el más sencillo.

Director: Luis Buñuel

Guión: Luis Buñuel / Luis Alcoriza

Con: Alfonso Mejía, Roberto Cobo, Estela Inda, Miguel Inclán, Alma Delia Fuentes

Música: Gustavo Pittaluga / Rodolfo Halffter

Fotografía: Gabriel Figueroa

Compañía Productora: Ultramar Films

Distribuidor: Existe en dvd en diversas ediciones

Fecha de estreno: 09 diciembre 1950

País: México 1950

Duración: 88 minutos

e-max.it: your social media marketing partner