Críticas

“Bad Boys Para Siempre” ¿qué van a hacer cuando la edad les pese más?

En 1995 llegaba a las pantallas cinematográficas la cinta “Bad Boys”, dirigida por Micharel Bay y la cual serviría para lanzar la figura de Will Smith como héroe de acción tras el éxito que estaba encontrando en la serie de televisión “El Principe del Rap” (The Fresh Prince of Bel-Air), como compañero se le asignó a Martin Lawrence quien comenzaba a gozar de cierto reconocmiento en pantallas. La química entre ambos incendió la pantalla y la cinta se volvió todo un fenómeno que derivó en la inevitable secuela, la cuál a pesar de ser infinitamente menor tuvo su audiencia cautiva a pesar de que habían pasado 8 años de la anterior. Ahora en 2020 nos llega el cierre de la trilogía, 17 años después, “Bad Boys Para Siempre” (Bad Boys For Life), la cual le otorga a los seguidores de las anteriores lo que quieren ver.

Tras el nacimiento de su nieto, Marcus  Burnett decide retirarse, todo se complica cuando la viuda de un narcotraficante alienta a su hijo a eliminar a todos aquellos tuvieron que ver con la captura de éste, atentando contra la vida de Mike Lowrey y dejándole mal herido. Tras recuperarse ambos deciden unir fuerzas una última vez para recordarle al mundo que una vez siendo un chico malo, siempre eres un chico malo.

“Judy” una épica interpretación sobre el arcoíris

Icónica figura del mundo del espectáculo, Judy Garland (Frances Ethel Gumm) vivió las mieles de la fama y la ingrata etapa del olvido masivo, una de las principales figuras adaptadas por el movimiento gay en Estados Unidos e Inglaterra, dueña de una voz privilegiada, figura clave para los musicales, quien ahora con la cinta “Judy” nos lleva a la época de su estancia en el Talk of the Town de Londres en 1969.

Agobiada por deudas y pocas oportunidades para conseguir presentaciones, Judy Garland viaja a Inglaterra, donde tiene una larga fila de admiradores, para presentarse en el club nocturno Talk of the Town. Durante su estancia, su frágil mente entra en una dura batalla para afrontar sus presentaciones mientras su vida personal se desmorona alrededor sin que pueda evitarlo.

"Marioneta" jalada por los los hilos de la manipulación

La ciudad de México esconde cientos de historias que aún cuando pasan a la vista de todos, nadie ve, nadie habla de ello, secretos a voces que son preferibles ignorar a mirar y tener que reconocer el horror que transcurre ante nuestras miradas, pocas veces el cine busca retratarles de una forma directa, honesta, como es el caso de “Marioneta” que nos lleva al mundo de las mafias que controlan a los pedigüeños en las calles o el metro.

Ernesto llega de Cuba para participar en una obra de teatro, pero es rechazado en favor de otro intérprete. En el metro de la ciudad de México conoce a Belén, quien finge discapacidades en el metro para obtener monedas, lo que le lleva a inmiscuirse con una de las agrupaciones que controlan esas actividades, y volverse su guía en el arte de engañar de forma creíble.

“1917” el horror de la guerra y la poesía de la vida

El cine bélico siempre divide. Los horrores de la guerra siempre pueden resultar demasiado fuertes para las audiencias comunes, la forma de retratarles siempre puede irse por el lado de glorificar o de minimizar los hechos, dividiendo a todos. Además pareciera que todo esta dicho, desde la poesía visual en cintas como “La Delgada Línea Roja” (The Thin Red Line, Malick 1998) a la brutalidad de “Hacksaw Ridge” (Gibson 2016), por lo que resulta osado, atrevido, casi casi irreverente, que se filme una que se sitúe en la Primera Guerra Mundial y que, además, tenga el atrevimiento de querer dar la ilusión de que esta filmada en un plano secuencia.

El cabo Blake es comisionado a llevar un mensaje urgente a las tropas que están preparando un ataque total a las tropas alemanas, sin imaginar que caerán en una trampa preparada por estas, como motivación se le informa su hermano estará al frente de uno de los batallones. Acompañándole va su amigo, el cabo Schofield. Deberán recorrer las filas enemigas, sorteando los peligros y sobreviviendo si quieren salvar la vida de todos.

“Una Guerra Brillante” la lucha por iluminar al mundo

Una de las figuras casi intocables de la mitología norteamericana es la de Thomas Alva Edison, el mago de Menlo Park, el genio inventor que nos brindo la electricidad, el cine, así como muchos otros descubrimientos que hicieron más sencilla la vida. Pocas veces surgen cintas que se atrevan a cuestionar este legado y presentar una visión más realista de lo sucedido en esos años, en esta línea se inscribe “Una Guerra Brillante” (The Current War) que nos muestra la larga batalla por ganar los contratos gubernamentales para brindar electricidad a los estados de Norteamérica.

En la década de 1880 Edison se encuentra trabajando en perfeccionar su bombilla para que la luz eléctrica sea una realidad, suplantando la energía de gas natural por corriente directa. Cuando Westinghouse entra en la competencia buscado utilizar corriente alterna, más barata pero más insegura, se desata una dura competencia entre ambos, la cual culminará con la iluminación de Estados Unidos.

Perdida, cuando lo tienes todo ¿te arriesgarías a perderlo?

Bajo la dirección de Jorge Michel Grau y con un guión de Anton Goenechea, Perdida cuenta los sucesos después de la misteriosa desaparición de Carolina (Paulina Dávila) esposa de Eric (José María de Tavira), un reconocido director de Orquesta quien dirige la Orquesta Filarmónica de México. Al momento de la desaparición, Eric toma la ausencia de Carolina como el abandono de su matrimonio debido a un mensaje que dejó grabado en la tableta de él. Esa noche, en un bar conoce a Fabiana (Cristina Rodlo), una joven camarera quien pronto se convierte en la novia del atractivo director de orquesta. Sin embargo, poco a poco vamos descubriendo más detalles que rodean la desaparición de Carolina que llevan a tomar decisiones donde se debe decidir si uno está dispuesto a arriesgar a aquello que acaba de conseguir a cambio de una conciencia limpia.

“Dino King Viaje a la montaña de fuego” dinosauricas aventuras para toda la familia

El cine de animación continua creciendo en todo el mundo y ahora nos llega una cinta coproducida por China y Corea del Sur, “Dino King Viaje a la montaña de fuego” (Dino King 3D: Journey to Fire Mountain), la cual sin inventar nada nuevo nos lleva a las complicadas relaciones padre e hijo, donde el segundo parece estar alejado y muy perdido a lo que el primero desea ver en él, solo para en el transcurso de la historia, hallar su propia voz e identidad, convirtiéndose en un ser admirable para el primero sin traicionar sus principios.

Speckles Jr., un Tarbosaurus bataar, vive a la sombra de su padre, quien es una temible criatura en constante frustración por la ineptitud de su hijo para seguir sus pasos. Cuando es secuestrado por una pandilla de Deinonychus lo rapta, su padre emprende su búsqueda. Él es llevado junto a otros dinosaurios para servir de alimento a una extraña criatura vive en la montaña y ahora, junto a sus nuevos amigos, deberá luchar por salvar su vida y la de los otros.

“Los Ángeles de Charlie” sin ángel y sin emociones

En 1976 se estrenaría una serie de televisión que se convertiría al paso de los años en una de las más importantes por su mirada al mundo policiaco, una donde las mujeres eran las protagonistas principales y que, para su época, mostraba que ellas podían ser tan rudas como cualquier otro héroe de acción, sin perder por ello el estilo, “Los Ángeles de Charlie” (Charlie's Angels) Farrah Fawcett, Kate Jackson y Jaclyn Smith se volverían ídolos mundiales. Sin contar que se le reconoce como la precursora del género T&A televisivo. En el 2000 conocería su primera secuela y debut cinematográfico y en el 2011 un terrible reboot televisivo. Ahora llega una nueva cinta secuela, la cual fracasa estrepitosamente en todo al carecer de lo fundamental, ángel.

La Agencia Townsend recluta mujeres para combatir el crimen organizado, a las que llama “ángeles”. Cuando se enteran de que un aparato que simplificará el mundo moderno tiene una falla que puede matar a la gente, reclutan a una de sus creadores, quien trabajara con otras dos chicas de la agencia para frenar esta amenaza.

“El Faro” un relato del folklore maritimo

Hay directores que llaman la atención con su opera prima y a la siguiente se derrumban incapaces de lograr mantener la atención, es por eso que llama la atención Robert Eggers, quien nos sorprendiera en 2015 con “La Bruja” (The Witch), una cinta de terror ambientada en Nueva Inglaterra durante el siglo XVII y que capturaba la esencia de los relatos de horror de esa época y, quien para su segundo largometraje, “El Faro” (The Lighthouse) nos lleva de nuevo a los horrores del pasado para crear una fascinante fábula sobre lo que ocultan aquellos que manejan la luz.

A finales del siglo XIX, Ephraim es contratado para ayudar al viejo Thomas Wake en el manejo de un viejo faro en las costas de Nueva Inglaterra. La relación entre ambos avanza a trompicones mientras se van revelando mitos, mentiras y la realidad comienza a confundirse con lo onírico.

“Waiting for the Barbarians” el choque de la civilización

Ciro Guerra es uno de los directores latinoamericanos más importantes de la década, cintas como “El Abrazo de la Serpiente” y, sobre todo, “Pájaros del Verano” (codirigida con Cristina Gallego) nos han presentado a un director que retrata la cruda realidad latina actual al narrar historias del pasado. Su aguda visión hizo que ahora haga su debut en cintas de lengua inglesa, con la adaptación de la novela “Waiting for the Barbarians” del ganador del Nobel J. M. Coetzee, desafortunadamente el resultado es mediocre e irregular.

En la frontera del desierto del imperio británico, la tranquilidad de la colonia establecida se ve interrumpida cuando llega una avanzada del ejército, quienes tienen la certeza de que los bárbaros preparan un ataque al lugar, lo que lleva a romper el equilibrio cuando las torturas y manipulaciones para probar la teoría aparecen.

“El Paraíso de la Serpiente”, regresando al cine contemplativo

El cine de Bernardo Arellano busca explorar siempre cuestiones humanas, el enfrentar a la sociedad con situaciones que llevan al espectador a cuestionar las relaciones humanas, la frialdad del mundo y de los intereses mezquinos. Y si bien sus temas son siempre apasionantes, su obsesión de tener actores no profesionales o de plano no actores en sus películas, hacen que siempre se sienta que algo falta, que no hay conexión real con el espectador. Y en su cinta más reciente “El Paraíso de la Serpiente” esa cuestión le juega completamente en contra.

Un extraño hombre aparece en una abandonada zona del desierto mexicano, es rescatado por un joven vaquero y su abuelo un peleador de gallos, los cuales lo ayudan a recuperarse. El hombre comienza a realizar milagros de curación en el ejido, de manera que se le llama Profeta. El Sacerdote de la comunidad y el monaguillo se opondrán a la estancia del incómodo morador.

“La Paloma y El Lobo” el horror de la violencia eterna

Carlos Lenin nos sorprendió en 2013 con el cortometraje”’24º 51’ Latitud Norte’’ donde nos mostraba los estragos de la violencia en el norte del país, situación que sigue explorando en su Opera Prima “La Paloma y El Lobo”, la cual es una suerte de secuela de la anterior, con el regreso de uno de sus personajes al círculo que busca abandonar. La cinta tuvo su premiere internacional en el Festival de Cine de Locarno y gana el Swatch Art Peace Hotel Adward y tuvo su estreno nacional en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2019.

Desplazados por la violencia que arrasó con su pueblo, Paloma y Lobo sobreviven intentando amarse. Entre la sed, el miedo y la nostalgia, Paloma desea regresar a casa, pero Lobo vive atado a un recuerdo que le impide volver.

La Paloma y El Lobo” es un trabajo que implica una brutal propuesta visual que se autosabotea con un lenguaje narrativo que abusa de los peores vicios del cine contemplativo, estático, lo que hace que se convierta en una torturante experiencia para el espectador, quien debe sufrir los planos interminables y una languidez narrativa que provoca pronto la falta de interés de lo que ocurre en pantalla.

“La Nave”, alimentando los sueños y el deseo de seguir

El cine que busca crear consciencia social sobre algún tema, que quiere dejar alguna lección moral o social, casi siempre se desbarranca y cae en lo maniqueo, en lo barato y chantajista, es en ese terreno habitual donde “La Nave” sorprende al jamás caer en esos caminos baratos y hacer una propuesta divertida, honesta y fascinante sobre el tema del cáncer infantil.

Miguel se encuentra en un punto muy bajo en su vida personal y profesional, es conductor de un programa didáctico llamado “La Nave” donde da consejos paternalistas a los menores escuchan el programa. Cuando es contactado por Gerardo, un niño con cáncer que desea conocer la nave y viajar con ella a la playa, su vida cobra un nuevo sentido y decide hacer todo lo posible para llevarle a donde desea.

“Mano de Obra” una radiografia de como marea el poder

Un accidente en una obra ocasiona que el mundo de los involucrados cambie totalmente, un mero pretexto para adentrarnos en las relaciones humanas, en la forma en que se definen los estatutos de poder y caos. “Mano de Obra” es una cinta tan honesta que nada de lo que parece ocurrir podría sorprender y, para sacudida a todos, nos impacta a cada revelación. Uno de los mejores trabajos del año, estrenado en FICM 2019.

Un grupo de albañiles esta construyendo una lujosa casa en la Ciudad de México. Tras la muerte de uno de ellos, su hermano, Francisco, se entera que su cuñada, ahora viuda, no recibirá compensación alguna de parte del dueño de la lujosa vivienda. Él, sin embargo, trata de conseguir justicia a través de vías legales, pero sin mucha suerte. Será entonces que Francisco y el grupo de albañiles busquen justicia no solamente por la nula compensación y apoyo recibido por parte del dueño de la casa, sino también por una vida llena de carencias, contrastes y opresión. Sin embargo, en el proceso, el empoderamiento, la corrupción y otras de sus propias deficiencias morales saldrán a flote.