Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

battleshipCuando Battleship, batalla naval se anunció, captó la atención de los medios y público al ser una película inspirada en uno de los juegos de mesa más famosos, Submarino. Con pocas esperanzas después de ser presentado el primer tráiler y no saber cuál era la relación entre una raza alienégena y el juego de mesa, la película parecía prometer que al menos sería un film de acción y sumado a esto, el debut actoral de Rihanna.

Sin embargo, Battleship falla en casi todo lo que es una lástima ya que tiene momentos geniunamente divertidos aunque la mayoría del tiempo la risa es resultado de las actuaciones tan malas, diálogos tan predecibles y situaciones llenas de clíches que se convierten en una comedia involuntaria perdiendo el sentido épico de batallas y cualquier empatia con los personajes más allá de escucharlos decir frases exageradas en un tono serio que arrancan carcajadas.

Battleship falla no por una premisa alocada o exceso de efectos especiales, sino porque querer incluir todos los momentos supuestamente épicos que funcionan en películas de este género, el film se volvió un compendio de situaciones predecibles, de personajes conocidos y diálogos recortados de otras películas. El inicio se alarga más allá de lo necesario en un tono de comedia, situación que le resta tiempo a la trama central. El juego submarino aunque es tan sólo la excusa para la premisa funciona y visualmente está bien planteado aunque toma más de la mitad de la película para llegar a este punto.

Los efectos especiales son muy buenos, si bien falla en casi todo, los efectos especiales y la música valen la pena y para aquellos que son gamers no podrán evitar recordar a Halo o Mass Effect al ver los trajes de los invasores, lo que hace pensar que si una película como Battleship llego a producción, Halo definitivamente tendría excelentes oportunidades para llamar la atención y funcionar en el mercado cinematográfico.

Toda película es una colaboración, muchas veces ha pasado que el guión no es necesariamente lo que el direcotr lleva a pantalla y en varios casos la casa productora/productores influyen tanto que la edición final tampoco es la visión del director. En este caso es díficil atinarle donde hubo la ruptura de ideas o visiones, lo cierto es que la película es un desastre técnico de principio a fin. La dirección de Peter Berg parece nunca agarrar el tono de la película que a diferencia de Transformes donde se logran muy bien las escenas de destrucción y empatía con los personajes en Battleship se queda en el mero intento de llegar a esos niveles y muchas veces por el enfocarse en personajes que no deberían de tener tanto tiempo en pantalla como es el caso de RihannaCora Raikes.

Sea por la dirección, edición o el guión, el papel de Cora Raikes se siente forzado al tener más tiempo en pantalla de lo que usualmente se le da a un papel secundario. Desde que Rihanna aparece en pantalla parece a propósito que las tomas las hacen para que la veamos, ya sea en primer plano o a lo lejos, y se sienten como tomas en las que le dieron diálogos para que se luciera y uno sólo se pregunta si no es más importante avanzar con la trama que tener a Rihanna intentando actuar en primer plano.

Liam Neeson quien en los últimos años se ha convertido en un actor de acción tiene un papel que se podría haber explotado más y tal vez ayudarle a Taylor Kitsch a levantar la película, sin embargo Neeson sólo hace su aparción al principio, una escena a la mitad de la película y al final, un personaje que más bien sirve de atracción para aquellos fans del actor pero que sólo lo verán en pantalla por unos minutos.

Por último, aunque la premisa suene alocada eso no es sinónimo de una película mala pero en este caso se intento desesperadamente buscar una película épica sin tomar en cuenta si la historia lo necesitaba o no, personajes salen sobrando, situaciones que pudieron ser condensadas, son demasiado largas, y el punto central de la película toma demasiado tiempo en desarrollarse.

Battleship es una muestra de buenos efectos especiales pero sin la intensidad de películas como Transformers o Vengadores, con un reparto que podría haber dado para más con Taylor Kitsch y Liam Neeson pero que se quedan cortos ante la intención de hacer una gran película y nada más.

Los  invitamos a ver el tráiler aquí.

Battleship, batalla naval

Battleship

Peter Berg

Estados Unidos


e-max.it: your social media marketing partner