User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Los juegos del destino critica cinentDespués de salir del hospital psiquiátrico, por petición de su madre, Pat regresa a un mundo que no sólo se muestra hostil y poco empático sobre su condición mental sino a una realidad en la que ha perdido todo y de manera obsesiva buscará la forma de recuperar la vida de antes. A pesar de que su familia trata de explicarle que no es posible, Pat no se da por vencido y en su camino se topa con Tiffany, una viuda de 23 años, quien comparte su inestabilidad mental, y entre los dos encontrarán una forma de seguir adelante.



Los juegos del destino (Silver Linings Playbook) logra llegar al corazón del espectador gracias a un guión entrañable, una dirección al punto y unas actuaciones que se merecen un gran reconocimiento. Bradley Cooper como Pat es un maestro bipolar brutalmente honesto y obsesivo pero que en ningún momento cae de la gracia del espectador, a pesar de lo difícil de algunas escenas en las que se muestra como pasa de estar completamente tranquilo a la neurosis total.

Cooper logra dar vida a un Pat que presenta una problemática actual, la inestabilidad mental en la sociedad. Pat es una persona productiva hasta que un día simplemente toca fondo al descubrir el amorío de su esposa, una de las escenas más divertidas y, al mismo tiempo, dolorosas de la película. La empatía que Cooper logra con su personaje es perfecta y sin caer en melodramas baratos pero sí en la desolación de una persona que puede pasar de estar tranquilo al desastre total en la que termina peleándose con su propio padre.

La elección de Robert DeNiro como padre de Pat fue perfecta. Un padre que siempre ha preferido al hermano mayor, aquel que ha conseguido una vida exitosa y que nunca ha sido complicado para tratar. DeNiro muestra a un padre que ha cometido muchos errores en su vida y que lejos de ser un modelo a seguir, busca la manera de acercarse a su hijo, a un hijo que no sabe cómo tratarlo y que a pesar de las recaídas en su humor seguirá a su lado.

Una de las mejores actuaciones de DeNiro en los últimos años, donde vemos a un personaje que lucha contra sus propios prejuicios e inseguridades para intentar sanar una relación que durante muchos años ha sido casi inexistente.

Los juegos del destino muestra una sociedad de apariencias pero debajo la neurosis, histeria y el desbalance mental impera. Pat y Tiffany son el punto central pero tenemos al amigo de Pat quien lleva una vida envidiable pero que detrás de eso hay un exceso de estrés, de problemas, de frustraciones y, sobre todo, la necesidad de aparentar que todo está bien.

Jennifer Lawrence quien se convirtió en foco de atención por Los juegos del hambre, ahora se muestra más fuerte como actriz y con una posibilidad dramática sorpresiva. Tiffany en un principio es un personaje que no resalta ante Pat, quien ya lleva varios minutos en pantalla antes de que se nos introduzca a Tiffany, pero que logra no sólo alcanzar a Cooper en la fuerza de actuación sino que termina robándose cámara.

Cabe resalta el pequeño papel que hace Chris Tucker como el único amigo de Pat, otro joven con un desbalance mental quien se presenta despreocupado de todos sus problemas y ofrece un respiro al espectador entre la tensión y el dolor de la trama.

Dirigida por David O. Russell (El Peleador) muestra una vez más a una comunidad y su mundo, en el que todo está conectado y que de manera muy personal retrata una problemática cercana a su corazón al tener a un hijo con un desorden en comportamiento. Su hijo sale en la película interpretando al impertinente estudiante que quiere entrevistar a Pat y que comentó que en la escena en la que DeNiro lo persigue se sentió como si estuviera en Toro Salvaje (Raging Bull, Scorsese/1980) y no podía contener la risa, escena que no se tenía planeada de esa manera.

Los juegos del destino es una película que hará llorar a más de uno pero que logra un balance perfecto en dirección, fotografía, actuación y una trama imposible de olvidar. 

Los juegos del destino (Silver Linings Playbook) 

Director: David O. Russell 

Duración: 122 minutos

Estreno 8 de febrero de 2013

Estados Unidos, 2012

e-max.it: your social media marketing partner