User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

todostienenaalguienmenosyoTodo el Mundo Tiene a Alguien Menos Yo es la Opera Prima de Raúl Fuentes, egresado del CUEC, y narra la tortuosa relación entre Alejandra y María. Una es una mujer que pasa de sus treintas, la otra es una adolescente que aún está definiendo su vida. Si bien su relación comienza bien, el afán controlador y manipulador de Alejandra pronto lleva la situación al límite por lo que María debe tomar una decisión.

La cinta narra una relación amorosa sostenida por dos mujeres, tema poco explorado por el cine mexicano, sus protagonistas son mujeres de una clase media alta que vive en la colonia Del Valle y en Coyoacán, las sigue en intensas discusiones culturales y alocadas fiestas sin sentido. Y en el camino se encarga de fastidiar al espectador con una alta dosis de pedantería y pretensión que sólo exhiben el afán del director de dar a notar sus conocimientos cultos. Las distintas frases que enmarcan distintos momentos de la película no hacen sino reafimar la pedanteria pretenciosa de lo que transcurre en pantalla.

Raúl Fuentes decide llenar la cinta de múltiples referencias, desde literarias, a pictóricas, pasando por la música y el cine, para lograr realizar una de las cintas más pretenciosas del cine mexicano, donde vemos salas de cine comercial que exhiben cine alemán, donde las personas tienen colgadas de la pared frases en francés, donde sólo se leen libros de reflexión y donde las charlas son sentencias aburridas de clases de filosofía.

Todo el Mundo Tiene a Alguien Menos Yo es protagonizada por Andrea Portal y Naian Daeva, las cuales parecen competir entre ellas por decir las ridículas frases que tiene el guión como diálogos de la peor forma posible, nada es natural en ellas, sus actuaciones son dignas de una mala telenovela mexicana, poco convincentes y siempre en la pose de estar haciendo una gran secuencia.

Si bien la película ha sido acogida con brazos abiertos por la comunidad gay mexicana, la fascinación sólo me la puedo explicar por el hecho de presentar a estas dos mujeres en una relación donde si bien conservan las apariencias ante la sociedad, no hay rastros o motivos de arrepentimiento entre ellas por entablarles. Y en realidad que sea una relación lésbica no tiene mayor interés para la historia, podría haber sido una relación heterosexual y nada cambiaría, seguiría siendo una historia predecible, hueca y pretenciosa.

Una más del cine mexicano que busca al público festivalero que aplaude este tipo de películas pero que para las grandes masas no deja recuerdos ni logra causar un impacto.

e-max.it: your social media marketing partner