Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

vueltas del destino august osaga county criticaLejos de que la trama sea el punto central, Las vueltas del destino (August: Osage County) gira alrededor de sus personajes, son éstos que hacen de la película una cinta sofocante, brutal y desgarradora.

La desaparición de Beverly Weston (Sam Shepard), esposo de Violet (Meryl Streep) y padre de Barbara (Julia Roberts), Karen (Juliette Lewis) y Ivy (Julianne Nicholson), es el detonante para que la familia se reúna; una familia distanciada que finge la felicidad de cada uno, hasta que la verdad sale a relucir y, uno a uno, tendrán que enfrentar la terrible realidad que los llevará a lo más bajo de su existencia.

Segundo largometraje de John Wells, Las vueltas del destino muestra a personajes inolvidables, ya sea por la vileza que encierran y el veneno que esparcen o por el dolor, la perdida de esperanza o la necesidad de ésta.

La película está basada en la obra de teatro homónima de Tracy Letts y es el propio autor quien escribe el guión logrando en la pantalla un muestrario de maravillosos diálogos y momentos inolvidables en que la tensión crece poco a poco hasta que es inevitable que todo explote pero que mantiene el tono teatral de la obra original, teniendo como resultado la sensación de estar viendo teatro filmado.

Lamentablemente la dirección deja mucho que desear, se nota en la pantalla que el texto es de teatro y no por las actuaciones de los involucrados, sino por la falta de agilidad en la dirección, las tomas se asemejan a ver un set de teatro a través de una cámara y no de estar viendo un producto cinematográfico.

Las actuaciones de todos son excepcionales, mucho por la calidad de actores que tiene la película y otro tanto por los grandiosos personajes que nacieron en la obra de teatro. El ver en pantalla a Meryl Streep, Julia Roberts, Chris Cooper, Ewan McGregor, Margo Martindale, Sam Shepard, Dermont Mulroney, Julianne Nicholson, Juliette Lewis, Abigail Breslin, Benedict Cumberbatch y Misty Upham juntos es la combinación perfecta para mostrar lo más bajo, lo más vil y venenoso que puede llegar a ser un humano, así como mostrar a personajes que sólo buscan escapar de este sin fin de problemas para buscar un poco de felicidad propia.

Meryl Streep es una vieja adicta a las drogas prescritas que busca el destruirse a sí misma y después a cada uno de los que la rodean. La actuación de Streep era sin duda para un Oscar, logra una personificación sin igual de una madre destrozada física y espiritualmente que busca la compañía de su familia pero que su odio, su rencor y veneno es tanto que aleja a todos, a pesar de no querer terminar sola.

Julia Roberts logra darle replica a Meryl Streep. Siendo la hija mayor de la familia, Roberts está igual de perdida que su madre, a pesar de estar lejos de su pueblo natal, Roberts no logra escaparse de la problemática que carga la familia y que inevitablemente la transfiere a su hija adolescente.

Juliette Lewis regresa a la pantalla grande con un gran personaje que muestra que a pesar de que las cosas están lejos de ser ideales, prefiere mentirse, crear un mundo propio y sobrevivir a terminar como su propia madre, encerrada en recuerdos que sólo mantienen el odio latente.

Julianne Nicholson es el personaje con el que más empatía se puede tener, es la hija menor destinada a cuidar a los padres después de que todos lograron huir e inevitablemente la carga recae en sus hombros sin que nadie más se acerque a ofrecerle ayuda.

Nicholson transmite el dolor de alguien que sólo busca una vida propia, un poco de felicidad que siempre se le ha negado y cuando la encuentra, todo resulta imposible.

A pesar de que la dirección falla en encontrar su tono cinematográfico, logra que el ambiente sea parte esencial de la cinta. El calor sofocante en el que se desarrolla la historia es también parte de que los personajes lleguen a su punto de quiebre y exploten. Lo sofocante del calor de Oklahoma se liga al ambiente dentro de la casa, donde todos se asfixian tratando de pretender que están bien.

Cada uno de los personajes de la película se desmoronan hasta que encuentran un punto donde la decisión es muy sencilla o se sigue por el mismo camino de destrucción o se sobrevive de la manera que se pueda.

Las vueltas del destino es dolorosa, muestra a personajes complejos y es difícil creer que tanta maldad exista, no sólo en una familia sino en una persona pero que hace que cada acción, cada palabra, cada gesto sean creíbles, orgánicos y desgarradores. 

e-max.it: your social media marketing partner