Del 22 al 25 de noviembre se llevará a cabo la segunda edición del Festival Internacional de Cine con Medios Alternativos (FICMA) en el Centro de la Juventud Arte y Cultura Futurama, con actividades y talleres gratuitos, el FICMA busca acercar el cine manufacturado con diversas herramientas alternativas al espectador.

Y la función culminó con una sala que a aplausos rendía homenaje al estreno en México de la cinta animada “Ana y Bruno” de Carlos Carrera, atrás habían quedado las dudas de que alguna vez llegara a pantallas este trabajo y sólo conociéramos los avances que el equipo había venido mostrando por mucho tiempo en diversos festivales de cine del país.

La última cinta presentada en competencia dentro de los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue el segundo largometraje de Gabriel Mariño, “Ayer Maravilla Fui”, la cual nos muestra una historia de realismo mágico que lleva al espectador a reflexionar sobre el amor y las consecuencias de obtenerle.

Una de las cintas mexicanas que compitieron en los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue la segunda cinta de Natalia Beristáin, “Los Adioses”, protagonizada por Karina Gidi, Daniel Giménez Cacho, Tessa Ia y Pedro de Tavira. Al termino de la competencia terminaría llevándose a casa El Premio Del Público y una Mención otorgada por el jurado a Gidi por su personificación de Rosario Castellanos.

Michel Hazanavicius llegó a los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia con su nuevo trabajo cinematográfico bajo el brazo, la corrosiva “Le Redoutable”, la cual narra a través de la sátira la relación entre Godard y su esposa Wiazemsky, lo que ha provocado diversas reacciones negativas en la crítica exquisita de todos los lugares en los que se ha presentado.

Julian Rosefeldt fue uno de los invitados a los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia, llegó a presentar la versión cinematográfica de los videos que acompañaban su exposición “Manifiesto” la cual ha recorrido el mundo los últimos años. Rosefeldt vive y trabaja en Berlín y sus trabajos son siempre ensayos audiovisuales que buscan la reflexión filosófica, política y la crítica a la imagen.

Uno de los puntos más importantes del Festival Internacional de Cine de Morelia es la presentación de cintas mexicanas restauradas, las cuales tienen pocas ventanas de exhibición y que el evento les da el marco perfecto para que el público las descubra y sepa de su existencia. Este año se presentaron “Los Motivos de Luz” de Felipe Cazals, “La Fórmula Secreta” de Rubén Gámez y “Dos Monjes” de Juan Bustillo Oro.

El cortometraje ganador del Premio del Público en los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue “La Proporción Aura” de Mariano Murguía Sotomayor, quien logró conectar con la audiencia con una historia de amor en tiempos modernos, trastocando valores y creando un producto realista y divertido.

Uno de los invitados especiales a los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue el director nacido en Irán de ascendencia suiza, Barbet  Schroeder, quien llegó para presentar su nuevo documental, “El Venerable W.” (Le vénérable W.), cierre de la trilogía del mal conformada por la cinta de 1974 “General Idi Amin Dada” y ”Terror’s Advocate” del 2007.

Uno de los documentalistas mexicanos consentidos del Festival Internacional de Cine de Morelia es José Álvarez, quien ha presentado sus trabajos “Flores en el Desierto” (2009) y “Canícula” (2011) dentro del marco de pasadas ediciones, siendo la XV la indicada para presentar su más reciente trabajo, “Los Ojos del Mar”.

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

gueros criticaLa Opera Prima de Alonso Ruizpalacios, Güeros, es un canto de amor y odio a la ciudad de México, un lugar donde nadie parece comunicarse con los otros, donde la soledad atrapa a todos sus habitantes, donde el individualismo esta sobre todo. Una película divertida, que busca ser más de lo que a primera vista se ve. Desafortunadamente sus aciertos se opacan por el tono clasista que mantiene, así como su visión deformada de lo que fue la huelga que paralizó la UNAM en el 1999.

Tomás vive con su madre en Veracruz, cuando una broma sale mal, es enviado al DF con su hermano mayor quien vive en un departamento al sur de la ciudad, donde mata el tiempo con su amigo Santos, en espera acabe la huelga universitaria. La llegada de su hermano, obsesionado en encontrar a un viejo compositor, les llevará a recorrer la ciudad para hallarle.

Güeros es una película filmada con una gran calidad en sus imágenes, el director apoyado en su director de fotografía, Damián García, logra llenar la pantalla con algunas de las mejores tomas que hayamos visto en películas mexicanas en los últimos años. La fuerza visual de la película nos revela a un director con un gran ojo y una sensibilidad que sorprende para mostrar su entorno.

Técnicamente es poco lo negativo que se puede encontrar en la cinta, quizá un par de escenas forzadas como la del activista de la huelga que lanza su desprecio contra la historia que se está narrando, con todo y claquetazo incluido, así como la fiesta del cine mexicano, hueca, sin sentido, un homenaje forzado a Los Caifanes (Ibañez 1966) y más forzado aún a La Dolce Vita (Fellini 1960).

Es de destacar que si bien el pretexto del viaje hacen por el DF es el hallar a un viejo y olvidado cantautor que hizo llorar a Dylan, jamás escuchamos una canción suya en la película, en lugar de ello cada vez que los protagonistas escuchan algo de él, el silencio llena el lugar, dejando al espectador libre de imaginar esa melodía.

Güeros es clasista. Cierto, el mexicano no es racista, es clasista, es capaz de soportar cualquier tipo de persona si tiene dinero y en esta película el no tenerlo te hace pobre, lo que a ojos del director te convierte en un ladrón, en un adicto, en un borracho, en un ser malo. La forma en que se aborda a aquellos que tienen el mismo estatus de los protagonistas es terrible, falso. Y no sólo lo es con la gente sin dinero, la forma en que presenta a un personaje con discapacidad intelectual es poco sensible, los protagonistas se aprovechan de él, de su inocencia, burlándose de alguna forma de su situación.

Y llego a otra cuestión donde el director muestra su escaso conocimiento de hechos. El retrato que hace de la Huelga del 99 en la UNAM (sí, es claro, obvio, es a ella a la que hace referencia aunque haya smartphones y otras cosas actuales) es de caricatura. Pareciera que se inspiró en las “notas periodísticas” que TV Azteca le dedicaban al movimiento y a descalificar a los que estuvieron en él. Bajo su interpretación todo era una fiesta, un motivo para estar borracho, drogado, para estar en la hueva total, para no hacer nada. La forma él ve las Asambleas Estudiantiles es tan falsa que en lugar de molestar produce tristeza por su maniqueísmo.

Güeros no dejará a todos satisfechos, aquellos que desconozcan la Huelga del 99 o no les importe el clasismo de la cinta, sin duda disfrutarán ampliamente su experiencia. Para los que vivieron el movimiento será molesta la caricatura del mismo hace el director. Y para todos los hipsters nacionales, les garantizo orgasmos seguros.

Güeros 

Director: Alonso Ruiz Palacios 

Guión: Alonso Ruis Palacios, Gibrán Portela  

Con: Tenoch Huerta, Sebastián Aguirre, Ilse Salas, Leonardo Ortizgris 

Música: Tomás Barreiro 

Fotografía: Damian García 

Estudio: IMCINE, Postal Producciones 

Distribuidor: Cine Caníbal 

Fecha de estreno: 57 Foro de la Cinetca (México) 

País y año: México, 2014 

Duración: 106 minutos

e-max.it: your social media marketing partner