Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Kleber-Mendonca-Filho-aquariusLa crítica musical retirada, Clara, tiene 65 años, le ha ganado la batalla al cáncer, a los prejuicios de haber amado a un hombre casado y ha logrado sacar adelante a tres hijos –dos de ellos bien avenidos con sus parejas y una recién divorciada que parece una adolescente rebelde. Es entonces que le piden vender el departamento donde habita, para reconstruir todo el edificio –llamado Aquarius- y convertirlo en un edificio hipster.

Ella se niega, pero los vecinos aceptan la oferta y acaban por dejarla sola –todo parece que la convivencia con los dueños y los que rentan el lugar por una noche para hacer fiestas será difícil y que afectará no sólo su tranquilidad, sino también incluso la limpieza del lugar –hasta que un cuidador del edificio, en una peda que lo hace sentir culpable, le cuenta que algo terrible se encuentra en el edificio…

Kleber Mendonca Filho nos ofrece en Aquarius, un bienintencionado aunque exhaustivo filme (dura casi dos horas y media) con estética de producto televisivo Globo TV (lo que no es un insulto porque la televisora tiene un buen nivel, sólo que por parte del director resulta en que el filme carece de personalidad visual), que aprovecha al 100% al icono y animal cinematográfico fantástico llamado Sonia Braga. Indómita, extravagante y magnética, la Braga es igual un estandarte político, un homenaje a la intelectualidad de su país, a la fuerza femenina, a la lucha contra el cáncer del seno, a la sexualidad libre, a la batalla diaria por la democracia y la libertad.

Aquarius es un retrato todo abarcador –¿un fresco?- de una mujer que ha estado presente en los momentos más importantes del Brasil reciente. En trazos sencillos igual vemos a Clara bailando a un disco que le recuerda su juventud, mostrándonos su mastectomía en busca de un momento erótico con un contemporáneo suyo que se echa para atrás y luego con un prostituto recomendado por su mejor amiga; igual la vemos férrea peleando por su derechos como inquilina que ante la crítica de sus hijos; adorable con sus amigas, su nieto y su sirvienta; y no, nunca le vemos quebrase: siempre completa, siempre ejemplar.

Una serie de escándalos alrededor del filme (cuando se presentó en Cannes, el equipo presentó pancartas de que su país había sufrido un golpe de estado; en Brasil primero se le clasificó para adultos y luego, ante la presión de la gente, la nada restrictiva censura del país modificó su criterio y lo redujo “para mayores de 16 años”), causó que la Academia de Cine de su país no la enviara para ser nominada al Oscar, lo que generó que importantes cineastas dimitieran y sacaran sus filmes de la Academia (como Gabriel Mascaró con su Boi Neon).

Aquarius fue presentado en el Festival de Cannes y se puede ver actualmente en el circuito de exhibición de la Muestra Internacional de la Cineteca Nacional y tuvo su estreno nacional dentro del Festival Internacional de Cine de Los Cabos 2016. 

e-max.it: your social media marketing partner