User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

kong-skull-islandKing Kong es uno de los monstruos norteamericanos clásicos, desde su primera aparición en pantalla grande ocurrida en 1933 bajo la dirección de Cooper y Schoedsack, la innovadora historia de amor entre la bella y la bestia conquistó la imaginación de los espectadores. La historia ya tuvo dos remakes, uno de 1976 (Guillermín)  y otro en 2005 (Jackson) los cuales fallaron al traer al simio a las audiencias modernas. Ahora, en 2017, Warner lo trae de nuevo en su intento de crear su MonsterVerse que busca dominar las taquillas mundiales, presentando una historia alejada del canon clásico y que sirve de presentación a la criatura, Kong: La Isla Calavera (Kong: Skull Island).

La guerra de Vietnam ha llegado a su fin. Un grupo de científicos es escoltado por un grupo de soldados norteamericanos para descubrir los secretos que encierra la fantasmal Isla Calavera. Sus experimentos científicos despiertan la furia de King Kong, el guardián del lugar, pero no es de él de quien deben temer: hay criaturas más peligrosas y además tienen que lidiar con un enloquecido teniente que ve la oportunidad perfecta para desquitar el fracaso de la guerra pasada.

Kong: La Isla Calavera es una cinta de fantasía y acción que no oculta lo que es, no se avergüenza de reafirmar lo que quiere ser: diversión pura donde se desconecta el cerebro y se debe aceptar lo que pasa en pantalla sin cuestionar su credibilidad, logrando con ello que el espectador se divierta y pase un par de horas entretenido fuera de los problemas cotidianos. No quiere ser más, ni siquiera busca ocultar su metáfora de la guerra de Vietnam, es lo que es de forma burda pero divertida.

La cinta es dirigida por Jordan Vogt-Roberts, reconocido por su cinta independiente The Kings of Summer (2013) aclamada en Sundance, una coming-age que no vaticinaba que podría dirigir una cinta como lo es Kong: La Isla Calavera, donde la acción predomina y los clichés mandan. Y no es que lo haga mal, su dirección es tan atinada como podría esperarse y nos lleva a pasar un par de horas muy entretenidas. Ayuda mucho que uno de los guionistas sea Dan Gilroy, quien sigue consolidándose como uno de los grandes escritores de cine actuales al realizar historias coherentes y que funcionan dentro del universo donde se desarrollan.

Kong: La Isla Calavera es protagonizada sin lugar a dudas por el simio gigante creado por CGI, el domina todo, seguido por sus adversarios naturales de la isla. Después de ellos están los humanos, destacando el enloquecido militar interpretado por Samuel L. Jackson, quien, con su locura opaca a cualquier otro de sus coprotagonistas, seguido por John C. Reilly, eterno B que de nuevo logra crear empatía de inmediato con el espectador. Si bien los nombres con los que venden la película son los de Tom Hiddleston y Brie Larson, ambos pueden haber sido genéricos intercambiables al no aportar nada en la cinta, sobre todo ella que parece estar protagonizando otra historia que la ofrecida en pantalla. También aparece John Goodman, bonachón como siempre, y Corey Hawkins, quien parece cada vez más confirmar que su interpretación en Straight Outta Compton (Gray 2015) fue un golpe de suerte al seguir sin tener simpatía en pantalla, como ya lo demostró también en la serie de televisión 24: Legacy.

Kong: La Isla Calavera demuestra que Legendary Pictures aprendió de los errores de Godzilla (Edwards 2014) y no juega a esconder a la criatura, no busca ser realista, no busca ser lo que no es, la gente tiene su primera imagen del simio en los primeros minutos de la cinta y en menos de 45 minutos ya está sumergido en la acción. No les da más peso a los humanos que a las criaturas, que es lo que la gente paga por ver en este tipo de películas. La lógica tampoco tiene mucho peso, como lo demuestra la secuencia del cementerio de huesos, donde cualquier intento de sentido crítico se acaba y se da paso a desconectar el cerebro y divertirse.

La película es una precuela/spin off de la ya mencionada Godzilla, narrando los orígenes del Proyecto Monarca, quien será el factor que parece uniera el Monsterverse de Warner. Y si bien pareciera que Kong es demasiado pequeño en tamaño (30 metros contra los 100 de Godzilla) lo cierto es que no será el tamaño tendrá cuando ambos se enfrenten en la cinta del 2020, se deja claro que el simio aún es un pequeño en etapa de crecimiento.

Kong: La Isla Calavera es diversión pura, es un regreso al cine de criaturas prehistóricas en la época actual, es una cinta para dejar salir al niño interior y no cuestionar nada de lo visto en pantalla, sólo asombrarse y asombrarse. En IMAX 3D sin duda es una gran opción para ver a la criatura inmensa. Y por nada se salgan de la sala hasta que acaben los créditos, si lo hacen se perderán una de las grandes secuencias de la película.

Los invitamos a ver el tráiler y presentación IMAX de la cinta.

Kong: La Isla Calavera (Kong: Skull Island).

Director: Jordan Vogt-Roberts

Guión: Dan Gilroy / Max Borenstein

Con: Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, John Goodman, Brie Larson, Jing Tian, Corey Hawkins, John C. Reilly

Distribuidor: Warner Bros. Pictures

Fecha de estreno: 10 marzo 2017

País: Estados Unidos 2017

Duración: 118 minutos

e-max.it: your social media marketing partner