Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 

Como hemos comentado en los últimos meses está llegando a México cine ruso que no tiene nada que ver con los tabiques cinematográficos que narran alguna epopeya del país en cintas kilométricas que parecen esculpidas en piedra, ya hemos tenido ejemplos de cine de terror, de ciencia ficción y ahora nos llega una cinta que tiene que ver con la música que tocaban los jóvenes rebeldes en la década de los ochentas, “Leto, un verano de amor y rock” (Лето).

A principios de la década de los ochentas en Leningrado los grupos de rock deben ajustarse a la censura y al desprecio de aquellos que ven en la música un vehículo de propaganda capitalista. Mike Naumenko toma bajo su cuidado a Viktor Tsoi, fascinado por la música realiza y su actitud. Su relación enfrenta la atracción de la esposa del primero por el segundo mientras Tsoi conforma el primer disco de Kino y se apropia del Leningrad Rock Club.

Dirigida por Kirill Serebrennikov la cinta parecía destinada a no concluirse cuando a poco de iniciado el rodaje tuvo que ser suspendido ya que el director fue detenido por fraude y se le confinó a arresto domiciliario. Tras seis meses en esa situación logró terminarle en febrero de 2018 sin violar las restricciones de la justicia, usando notas para que se filmará lo que faltaba y en base a los ensayos habían realizado los actores de las escenas faltantes. Y es afortunado que se haya podido concretar ya que “Leto” es una cinta que respira y transpira la esencia del rock y nos lleva a conocer algo de la escena musical rusa.

Basada en los recuerdos de Natalya Naumenko, la esposa de Mike, la cinta no pretende ser un biopic fiel a la realidad, sino una fantasía musical sobre dos de los músicos rusos más influyentes para el rock ruso, un retrato de cómo lograban burlar la censura y narrar la realidad que percibían. La película no se toma en serio los hechos y se da el lujo de contar con un personaje que asemejando un coro griego va guiando al espectador ante lo que se presenta en pantalla, haciendo acotaciones sobre los actores o simplemente comentando, “esto no es real”.

La cinta narra como la música extranjera era una ventana para sus inquietudes y sueños, pasando de la admiración de un Bob Dylan, Bowie, Marc Bolan, hasta el amor rechazo a Lou Reed, el acercamiento al new wave con Blondie, al punk de T Rex. Y es en los homenajes a las canciones de esos años donde la película encuentra sus mejores momentos, cuando entra abiertamente al terreno del musical y sigue sus reglas, brindando momentos llenos de fuerza y poesía como la interpretación de “Psycho Killer” de Talking Heads o “The Passenger” de Iggy Pop. “Leto” toma su nombre del periodo de tiempo en el que se desarrolla la película, así como uno de los temas que se interpretan en la misma.

Leto” es una cinta obligada para los amantes de la música, así como para aquellos interesados en el proceso creativo y en el desarrollo del rock en la Rusia socialista. Una joya en la cada vez menos interesante cartelera mexicana.

Los invitamos a ver el tráiler.

Leto, un verano de amor y rock” (Лето)

Director: Kirill Serebrennikov

Guión: Mikhail Idov / Lily Idova / Kirill Serebrennikov

Basado en los recuerdos de Natalia Naumenko

Con: Teo Yoo, Roma Zver, Irina Starshenbaum

Distribuidor: Piano

Fecha de estreno: 07 junio 2018 (Rusia) 12 julio 2019 (México)

País: Rusia / Francia 2018

Duración: 126 minutos

 

e-max.it: your social media marketing partner