Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

MetallicaPalacioDeportesEn 1993 Metallica se presentó por primera vez en México, imponiendo en su momento un record de fechas vendidas al tener cinco conciertos en el Palacio de los Deportes completamente agotadas, el impacto ante la audiencia mexicana les hizo grabar un cd en vivo que se encuentra en la caja Live Shit: Binge & Purge. Tuvieron que pasar seis años para que la agrupación regresara para un histórico concierto en el Foro Sol donde las sillas volaron y la euforia llenaría cada rincón del lugar. Diez años después regresaron al Foro Sol donde grabaron Orgullo, Pasión, y Gloria: Tres Noches en la Ciudad de México dvd doble donde capturaron las presentaciones, conciertos llenos de energía donde la magia estaba en la música y no tanto en el espectáculo visual. En el 2010 visitaron Guadalajara y Monterrey, con medianos resultados.

Este 2012 regresan a la Ciudad de México y lo hacen al Palacio de los Deportes para iniciar su nueva gira, El Arsenal Completo, donde presentan elementos visuales de giras anteriores y presentan un nuevo escenario de 360º que da la oportunidad a toda la arena de disfrutar la presentación. A diferencia de su visita hace 19 años, esta vez Metallica se muestra más popero que metalero, el show es el espectáculo visual, como en todo buen concierto pop, y no en la música, como todo buen concierto de rock.

El concierto carece de la naturalidad que las anteriores presentaciones habían demostrado, el setlist ha sido prácticamente el mismo en todas las fechas y vemos los mismos gestos en las mismas canciones, las mismas pausas, los mismos comentarios. Metallica ha comenzado a perder su espontaneidad para convertirse en un producto más.

Un factor que también influye mucho en el no disfrute del evento es el público que va, una audiencia más preocupada por grabar todo el concierto y tomar fotos de cada segundo, perdiendo la posibilidad de perderse en el por el afán de llevarse el recuerdito en su celular o cámara de fotos, sólo tienen la pose de metaleros cuando a cada momento gritan porque les empujan o les alborotan la melena.

El setlist de la noche del 01 de agosto es corto:

Metallica bobinas de TeslaThe Ecstasy of Gold arranca y las luces se apagan, en esta ocasión no hay proyección de la icónica escena de El Bueno, El Malo y El Feo de Sergio Leone, sólo la música de Ennio Morricone llena el lugar mientras la euforia se apodera de todos.

Creeping Death: Lars da la entrada, la música entra, comienza la locura en la pista, todos brincan, los fans de siempre cantamos cada fragmento mientras peleamos contra aquellos que se enojan porque les mueven el celular y no pueden grabar.

For Whom the Bell Tolls carece en esta ocasión de la entrada que Jason hacía tradicionalmente y que Robert Trujillo intentaba copiar, entra directo a la conocida línea de bajo y comenzamos a sentirnos en terrenos ya explorados.

Fuel: Gimme fuel gimme fire, gimme that which I desire! Y las llamas cubren el escenario, los ataúdes proyectan también fuego. El calor provocado se siente aunque no estés pegado al escenario. El primer gran momento de la noche.

Ride the Lightning, el viejo Metallica siempre suena bien, la energía del momento se distrae un poco ante la gigantesca silla eléctrica que baja del escenario y que es coronada por los rayos provocados por las bobinas de Tesla. Visualmente impactante pero que comenzaba a demostrar que ahora están más interesados en un espectáculo no tan auditivo.

One presenta una nueva entrada, las pantallas presentan a soldados en campos de guerra. Como siempre la presentación puede  satisfacer al fan más radical de la agrupación. Lars y la guitarra se unen para ser uno al final.

Cyanide. De su último disco, uno de sus mejores temas y que presentaba proyecciones en los ataúdes, personas atrapadas que deseaban salir sin darse cuenta ya estaban muertos. Una excelente interpretación del tema y que para la mayoría de los pseudo fans del grupo les permitió sentirse como verdaderos conocedores.

The Memory Remains, espectacular el público que cantó la parte de Patti Smith hasta el cansancio, James repitiendo sus gestos del pasado concierto del 2009.  

Of Wolf and Man una de las dos variantes con los setlist de días pasados, su interpretación elimina la posibilidad de escuchar Wherever I May Roam

Sad But True sonó y el público enloquecía, una versión más apegada a lo que escuchábamos en el disco a lo que se había vuelto en pasadas giras.

Welcome Home (Sanitarium) una interpretación impecable, las imágenes en pantalla presentaban a un hombre con camisa de fuerza en un hospital psiquiátrico.  

...And Justice for All suena la introducción pregrabada, Lars entra y comienza el tema en directo. Durante el mismo se erige a un costado del escenario Doris, quien había estado guardada desde el 07 de octubre de 1989 y que resurge en México.

Fade to Black. Tal y como dice Metallica “I was me but now he´s gone”, ese Metallica se ha ido y  nada lo hará volver. Sin lugar a dudas uno de los puntos más altos de la noche.

Master of Puppets suena como religiosamente lo hace, las cruces emergen del suelo haciendo del escenario un panteón.  

Battery si hay un tema que me haga rendirle honores a Ulrich es sin duda éste. Verlo tocar en directo esta canción te hace reconocer lo grande que es como baterista, una de las canciones con más energía de la banda y que nos llena completamente.

Nothing Else Matters, mmmm ahh mmmm. Ok, siguiente tema:

metallicapalaciodeportesEnter Sandman, como siempre la primer parte del concierto se cierra con el tema que abre el álbum negro, en esta ocasión con el famoso accidente de la gira Cunning Stunts, dos técnicos quedan colgando, un hombre en llamas cruza el escenario. Leer que la prensa mexicana y los que fueron a los primeros conciertos se quedaron con la idea de que había sido real nos habla de que no había muchos fans del grupo esos días. La última vez, antes de México, que se había visto fue el 28 de mayo de 1997.

El encore en esta ocasión es más que pequeño. Después del falso accidente el escenario queda en penumbras, se prenden algunas luces pequeñas y la agrupación hace un check sound, esta noche el tema elegido es Last Caress, al término del mismo James pide se prendan las luces del Palacio y suena Seek & Destroy que marca, como desde hace años, el final del evento.

Un concierto decepcionante para aquellos hemos visto ya a la agrupación en México, lleno de lugares comunes y carente de la fuerza de años anteriores. Una verdadera lástima que Metallica vaya en camino de ser Popallica.

e-max.it: your social media marketing partner