User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Como buen mexicano lo último que deseaba ver en pantallas de cine era cine mexicano, no me interesaba gastar mi dinero en una película con malos actores, peores guiones y con direcciones inexistentes, mi desprecio a la sexycomedia era claro, así como a cualquier intento de melodrama y cine de rancheritos. No. No eran las cosas me interesaban cuando tenía 15 años. Pero comenzó a mencionarse mucho una película que parecía no estaba mal, lo que me llevó a la Cineteca Nacional a descubrirle, una Opera Prima llamada “La Mujer de Benjamín”.

Benjamin es un viejo que se encarga de la tienda del pueblo, exboxeador con problemas de capacidad intelectual, depende de la asistencia de su hermana para el día a día. Cuando se enamora de Natividad y se la roba a instancia de sus amigos, ella encuentra en ese acto la oportunidad que espera para liberarse del yugo de su madre, iniciando una relación entre ambos con la sombra del antiguo pretendiente de ella. Pronto la realidad los golpeará a ambos y les llevará a nuevos horizontes.

La Mujer de Benjamín” me sorprendió de una forma que no esperaba, me enfrentaba a una historia sumamente sencilla pero cuyas implicaciones iban más allá de lo que a primera vista me mostraba y eso lo podía intuir, aunque quizá aún no entender del todo, sin contar la manera en que me impresionó la figura de Eduardo López Rojas y que desde ese momento me enamoré perdidamente de Arcelia Ramírez (y que ahora he podido entrevistarle y charlar con ella me sigue pareciendo uno de los seres más lindos –en todo sentido- de nuestra industria fílmica).

Dirigida por Carlos Carrera la cinta es uno de los pilares de lo que se dio por llamar en esos años el Nuevo Cine Mexicano y que comenzó a cimentar las bases de las cintas que se han hecho y hacen actualmente. El gran acierto del director fue para mí en ese momento el presentarme actores que sí eran creíbles para el personaje, no eran los galancitos de siempre, no eran las mujeres voluptuosas de la televisión, no, eran seres reales y eso me atrapó de inmediato, el pueblo, todo, todo parecía lo más cercano a la realidad que podía esperar en el cine.

La cinta es un gran fresco de la vida en los pueblos mexicanos, de la forma en que se establecen las relaciones entre sus habitantes, las complicidades y traiciones que ocurren en su entorno.

La Mujer de Benjamín” es una película que vista a la distancia conserva las cualidades que hicieron la crítica y el público ocasional, como mi caso, la destacaran sobre lo que se estaba haciendo esos años, es fresca, es intensa, es tierna, es sensual. Es parte de que me comenzara a interesar el cine mexicano, sin ella creo jamás habría intentado ingresar al Diccionario de Directores del Cine Mexicano, sin ello no tendría cineNT las ganas y vocación de intentar apoyar el cine nacional.

ESCENA MEMORABLE

Si bien la escena donde se baña Arcelia siempre ocupará un lugar importante, sin dudarlo la escena siempre me recordará esta cinta, es aquella donde Eduardo López Rojas se enfrenta a puñetazos en mitad de las calles del pueblo a Eduardo Palomo. Es en ese momento donde el personaje no sólo asume las riendas de su vida sino donde se muestra a sí mismo su valía y madura completamente.

La Mujer de Benjamín

Director: Carlos Carrera

Guión: Carlos Carrera / Ignacio Ortiz

Con: Eduardo López Rojas, Malena Doria, Arcelia Ramírez, Eduardo Palomo, Ana Bertha Espín, Juan Carlos Colombo, Farnesio de Bernal, Rubén Márquez, Enrique Gardiel, Luis Ignacio Erazo

Música: José Amozurrutia / Alejandro Giacoman

Fotografía: Xavier Pérez Grobet

Compañía Productora: Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) / IMCINE

Distribuidor: Dvd casi imposible de conseguir de Zatmeni Distribucion

Fecha de estreno: 29 de agosto de 1991. Festival Internacional de Cine de Berlín (Berlinale), Alemania.

País: México 1991

Duración: 90 minutos

 

e-max.it: your social media marketing partner