2022

“El Teléfono Negro” que nadie te diga que tus sueños son sólo sueños

Joe Hill se ha labrado un nombre por su cuenta en el mundo de la literatura de terror norteamericana, aunque aún es imposible separar su nombre de el de su padre, Stephen King, como lo demuestra la más reciente adaptación cinematográfica de un relato suyo, “El Teléfono Negro” (The Black Phone), el cuál es usado de pretexto por el director para rendir diversos homenajes a King.

1978, en un suburbio de Denver comienzan a desaparecer adolescentes, secuestrados por un sádico criminal, quien deja su firma tras cada caso. Finney, un chico de 13 años, es su víctima más reciente. Mientras él trata de sobrevivir a su captor, su hermana menor, dueña de sueños de clarividencia, busca en ellos la clave para hallar su paradero. Mientras tanto, un misterioso teléfono negro en el sótano donde se encuentra Finney se convierte en su lazo con los otros chicos desaparecidos, quienes le guiarán en su lucha por escapar.

“El Hoyo en la Cerca”, pero es más grande el hoyo en la historia

El cine de denuncia social cuando se torna temeroso se queda a medio camino de lo que debería ser, cuando no se atreve a ir al fondo y se dedica a plantear sólo situaciones que jamás cierran del todo, pierde su sentido. “El Hoyo en la Cerca” desafortunadamente es de esas cintas, si bien la premisa es interesante, la película se siente incompleta, temerosa de lo que plantea, perdiendo una gran oportunidad de realizar un trabajo interesante.

Cada año los alumnos de un prestigiado colegio son llevados a un retiro religioso a los pies de un poblado en Santa Cruz Otlatla, en Puebla , alejados de todos. En el lugar los estudiantes son confrontados por los curas y cuidadores, quienes buscan hacerles entender la importancia de su clase social y de las relaciones van a consolidar en esos lugares. Cuando uno de ellos desaparece, la violencia se hará presente.