Críticas Recientes

Tráilers Recientes

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 

colosio_el_asesinato1994 fue un año que marcó de muchas formas a México, ninguna de ellas de la que esperaba el país serlo. No fue la tan mencionada entrada al primer mundo con lo que los mexicanos despertamos el primero de enero, fue con el movimiento zapatista y el rostro encapuchado de un tal Marcos con lo que lo hicimos. En marzo 23 el país se cimbró por el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI  a la presidencia, y quien se perfilaba como un político ávido de dejar atrás a quien lo había ungido como su sucesor.

Sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Colosio de inmediato se elevaron cientos de hipótesis, teorías y complots, y ahora, casi 20 años después de los hechos llega la primera superproducción del tema. Colosio, el asesinato dirigida por Carlos Bolado y con un cuadro de actores de primer nivel encabezados por José María Yaspik, Daniel Giménez Cacho y Enoc Leaño.

La cinta narra la investigación paralela a la oficial de la muerte de Colosio que hace una persona cercana al Secretario General  del partido en el poder a petición expresa de éste. Mientras avanzan en ella descubren intereses políticos, empresariales y hasta del narcotráfico en la muerte del Candidato, también descubre que hay una persona limpiando los cabos sueltos del mismo.

Si bien la película no es una obra maestra tiene la fortuna de contar con actores solventes y un guión inteligente que suple la falta de pericia del director que simplemente no atina el tono de la misma y por momentos la hace parecer una comedia, una telenovela, un thriller policiaco y hasta una fuerte crítica política sin jamás atreverse a decantarse en un tema. 

Enoc Leaño como Colosio es la imagen misma del candidato, no sólo en el aspecto físico sino en esa sensación de opacidad que tenía el político, aunque hay que destacar que el actor es mucho más carismático y con mayor magnetismo que el fallecido. Yaspik como el agente encargado de la investigación también logra crear un ser creíble, lo que no hace Kate del Castillo como su pareja, no logra nunca convencer de su papel y luce llena de clichés de televisión, unidimensional y sin gracia.

Destaca también la interpretación de Daniel Giménez Cacho quien interpreta a El Doctor, un oscuro colaborador del presidente (obviamente José María Córdoba Montoya), un ser que manipula todo a su alrededor y que tiene sus propios intereses en la investigación que lleva a cabo El Licenciado (un sobreactuado Odiseo Bichir interpretando a José Francisco Ruiz Massieu).

El guión fue desarrollado por Hugo Rodríguez, Carlos Bolado y Miguel Necoechea quienes no sólo revisaron los informes de la Fiscalía del caso Colosio, sino hicieron eco de libros, investigaciones periodísticas y notas de prensa, cientos de horas de archivos de video y audio sobre Colosio y el sexenio de Salinas, así como el vox populi y lo que se rumoraba en ese caótico año. La música es trabajo de Pascual Reyes, líder de San Pascualito Rey, la cual es sorprendentemente fresca y llena de matices y sensibilidad.

La película si bien inicia de una forma dinámica con notas periodísticas de la época, sufre de sabotaje interno al poner en pantalla un letrero que anuncia que es una cinta de ficción con hechos reales, recalcando es una ficción, con lo que parecen curarse de espanto de ser acusados de dar como cierta la conclusión a la que llegan de quien mando matar al candidato.

Las diversas hipótesis sobre lo ocurrido son mencionadas en pantalla, desde aquellas que involucran al narcotráfico y apuntan a la presencia de sicarios en Lomas Taurinas (una irreconocible Ixtapaluca en filmación), así como agentes del CISEN involucrados en la muerte, hasta pasando por la teoría del suicidio (sí, creanlo o no, existió).

Es importante destacar que toda la parte final de la cinta es sumamente interesante y llena de fuerza, eso sí, para entenderle plenamente es necesario el conocer todo lo que rodeó la muerte de Ruiz Massieu y quienes fueron culpados por ello. Ese es el punto más valiente de la película, aunque se niegue a mencionar por nombres a muchos de los implicados en la política de la época. La cinta políticamente es un encubierto ataque al PRI y no realiza ataques a los otros partidos políticos, aunque de hecho sólo hace una alusión al PAN, de forma pasajera.

Una película recomendable y que sin duda levantará polémica sobre todo por la fecha electoral en la que se estrena, aunque es mucho más contundente el cortometraje Felix, como el gato de Gilberto Gazcón y estrenado en 1995, a un año de la muerte de Colosio.

Los invitamos a ver el trailer aquí.

e-max.it: your social media marketing partner