Una de las sorpresas del 2017 fue sin lugar a dudas “Lego Batman. La Película” (The Lego Batman Movie), una intrépida cinta llena de diversión y que se burla de cualquier convencionalismo que la figura de Batman haya tenido en comics, películas o series de televisión.

El Joker está a punto de detonar una bomba que destruirá a Ciudad Gótica pero es detenido por Batman, quien no sólo lo para sino que lo humilla al decirle que no es su más grande enemigo sino uno más y dejarle escapar. Tras la llegada de una nueva comisionada de policía, Barbara Gordon y una pequeña distracción que le hace adoptar a Dick Grayson, Batman se percata de que las cosas no volverán a ser las mismas, sobre todo cuando The Joker y sus secuaces se entregan de forma pacífica.

Uno de los personajes de DC menos conocidos por aquellos que creen los superhéroes nacieron y se inventan con la película acaba de llegar al cine, es Mari McCabe / Vixen, una mujer africana, educada en los Estados Unidos, donde descubre que el amuleto le dejaron sus padres, le permite transformarse en cualquier animal ella desee. Y ahora tienen la oportunidad perfecta de conocerle y adorarle.

Vixen. La película” nace  como una serie de webisodios bajo la batuta de los creadores sdel Arrowverse, Greg Berlanti, Marc Guggenheim y Andrew Kreisberg, la cual se transmitió por el canal de streaming de CW, doce episodios de 4 a 7 minutos divididos en dos temporadas, y ahora, para su paso al formato casero, han agregado diverso material que no había sido usado para darle mayor fuerza y coherencia a la historia.

El cine mexicano tiende a caer en el melodrama excesivo, donde las situaciones dejan de importar por el exceso en el que se encuentran, rayando por momentos en lo ridículo, lo inverosímil, lo burdo. Y cuando esto sucede en películas que buscan transmitir un tipo de mensaje, el espectador puede sentirse insultado por momentos y con ganas de rechazar lo que le quieren hacer reflexionar, jugando en contra de las intenciones de los creadores. Tal es el caso de “Vive Por Mí” que trata de crear consciencia sobre la donación de órganos.

Tres prospectos a recibir un riñón coinciden en la sala de espera del hospital. Sólo uno de ellos es elegido, lo que deja a los otros en la espera indefinida por recibir el suyo, tiempo en el que desarrollan una amistad y cobran consciencia de su vida y posibilidades.

2017 ha sido un año de decepciones y sorpresas dentro del mundo cinematográfico que tiene a los superhéroes como su principal atractivo. Si bien hemos tenido cintas como “Spider-Man: Regreso a Casa” (Spider-Man Homecoming) también hemos tenido la fortuna de tener cintas como “Logan” la cual llega al formato casero y podrás disfrutar desde la comodidad de tu hogar.

2029 los mutantes están prácticamente extintos, han pasado muchos años sin que nazca uno sólo y los pocos quedan están siendo cazados y desaparecidos. Logan sobrevive en la clandestinidad, cuidando a Charles Xavier quien vive oculto en un lugar más allá de la frontera con México. Cuando una mujer lo contacta y le ofrece una alta suma de dinero para llevarla a ella y a su hija a un lugar cerca de la frontera con Canadá, las circunstancias le hacen cumplir la misión, aun cuando pueda ser la última pueda llevar a cabo.

Ben Affleck es sin lugar a dudas un gran director de cine, superior en todo sentido a su intento de ser actor cinematográfico, así lo han demostrado las películas donde se ha parado detrás de cámaras, como la exitosa “Argo” (2012) y el intenso drama con el que debutó, “Desapareció Una Noche” (Gone Baby Gone 2007). Ahora es el turno de llegar al formato casero de su última cinta como director, “Vivir de Noche” (Live By Night), donde adapta la novela homónima de Dennis Lehane.

1929, la era de la prohibición ha impulsado la creación de diversos emporios criminales, Joe Coughlin, héroe de guerra e hijo de un importante jefe policiaco, tuerce su camino y se involucra con la amante de uno de los importantes gángsters de Boston, lo que le lleva al borde de la muerte y a la cárcel. A su salida se une al rival de aquel y se traslada a Florida, donde comienza a apuntalar los negocios de su nueva familia criminal, sin darse cuenta de que las traiciones y conservadurismo de la zona pondrán a prueba su temple y sus deseos.

Tras el exitoso paso de la Galeria de Stanley Kubrick ubicada en la Cineteca Nacional y tras la exhibición de sus trabajos en ese foro, es hora de acercar a otros lugares su cine y es por eso que Cinépolis ha creado un ciclo con las cintas de este director para ser parte de su Contenido Alternativo, el cual se proyectará entre jueves y domingo, en las semanas del 10 de agosto al 17 de septiembre de 2017 en 31 ciudades del país.

 Contenido Alternativo de Cinépolis es el espacio dedicado a películas emblemáticas, eventos deportivos, culturales y musicales que ameritan ser vistos en la pantalla grande para ser disfrutados al máximo. En esta ocasión, la cadena de exhibición cinematográfica líder en la industria del entretenimiento en México y Latinoamérica, dedicará el espacio a Kubrick, siendo este el primer esfuerzo de retrospectiva a la carrera de un cineasta.

Basada en la novela homónima de  Lauren Oliver llega a pantallas la película “Si No Despierto” (Before I Fall), producto destinado a los millennials y que busca crearles consciencia en tópicos como la amistad, el bullying y la familia. Al igual que su fuente de origen, la cinta carece de profundidad y sólo es una suma de clichés sobre los temas aborda.

El 12 de febrero será un día que Samantha no podrá olvidar de forma sencilla. Tras pasar un día típico en su casa y la escuela, acude a una fiesta que la marcará, ya que, al salir de ella, junto a sus amigas fallecerá en un accidente automovilístico. Cuando despierta cree todo fue una pesadilla, pero ésta recién empieza, está condenada a revivir ese día eternamente, en cada uno de sus detalles, hasta descubrir el verdadero motivo de esta repetición.

Macabro FICH (Festival Internacional de Cine de Horror) llega a su 16° edición de la mano de Purga en una importante alianza que acercará a los fanáticos del  Terror a lo más destacado de la cinematografía de todas latitudes. Purga es la primera plataforma de video on demand en Latinoamérica dedicada a los fanáticos del terror. Será lanzada en el mes de agosto durante la celebración del Festival Macabro.

Purga fue pensada para el fanático del terror y su contenido ha sido elegido cuidadosamente por expertos también fanáticos del terror en donde participa el equipo de programación de Macabro dirigido por Edna Campos. La plataforma tendrá inicialmente películas y cortometrajes del terror y sus subgéneros. El objetivo principal de Purga es convertirse, en conjunto con la comunidad, en la mayor plataforma dedicada al género de terror.

Érase una vez en el cine de acción que Michael Bay filmaba impresionantes secuencias que lograban hacer olvidar lo mediocre de sus tramas y su pésimo manejo de actores, ahora se suma a la lista de directores que llevan años dando palos de ciego (como Spielberg, como Zemeckis, como las Wachowski) y nos entrega en “Transformers: El Último Caballero” (Transformers: The Last Knight) una de las películas más aburridas, sin sentido y mediocres de su filmografía (imagínense).

Tras los sucesos de las pasadas cintas varios países de la Tierra han declarado non gratos a los Transformers (menos Cuba ya que son enemigos del mundo como bien saben los ultraderechistas). Cade Yeager es ahora un renegado que vive tratando de salvar a los Transformers ocultos, huyendo de la Transformer Reaction Force (TRF). Cuando es llevado a Inglaterra por el único sobreviviente de una asociación secreta que cuida a los Transformers, pronto descubre que la Tierra está en peligro de ser destruida y convertida en una nueva Cibertron, por lo que deberá conseguir que la TRF y los robots se unan para impedirlo.

Transformers: El Último Caballero (Transformers: The Last Knight)

Tras los sucesos de las pasadas cintas varios países de la Tierra han declarado non gratos a los Transformers (menos Cuba ya que son enemigos del mundo como bien saben los ultraderechistas). Cade Yeager es ahora un renegado que vive tratando de salvar a los Transformers ocultos, huyendo de la Transformer Reaction Force (TRF). Cuando es llevado a Inglaterra por el único sobreviviente de una asociación secreta que cuida a los Transformers, pronto descubre que la Tierra está en peligro de ser destruida y convertida en una nueva Cibertron, por lo que deberá conseguir que la TRF y los robots se unan para impedirlo.

Director: Michael Bay

Guión: Art Marcum / Matt Holloway / Ken Nolan

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

amacc 2017 pronunciamientoEl gremio cinematográfico, encabezado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, se pronunció en contra del recorte presupuestal a la cultura propuesto por el Ejecutivo Federal para el año 2017.

En voz de Dolores Heredia, presidenta de la AMACC, la actriz Karina Gidi y Alan Coton, director, productor y Secretario General de la Sección de Directores del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana, el gremio hizo valer su derecho de petición y solicitó una audiencia en la Cámara de Diputados para dialogar con los legisladores, “con el fin de revertir el recorte del 20% contra el año pasado y casi a la mitad que en 2012, lo que muestra una clara falta de interés en el cine y la cultura”.

Con la presencia de más de 30 miembros de la comunidad cinematográfica y alrededor de más de 20 representantes de distintos sectores de cine, Dolores Heredia expresó la necesidad de que se apruebe mínimamente el presupuesto que se otorgó en 2016 de 395 millones “cuando idealmente la industria requeriría un aumento que permita sostener y alentar el crecimiento del cine mexicano, una industria generadora de empleos en diversos sectores económicos, como ya dijimos, desde el educativo, hasta el de servicios en muchos ámbitos”.

En su intervención, Karina Gidi reflexionó sobre el cine mexicano como una expresión de nuestra identidad y como patrimonio histórico y cultural de la Nación, además, comentó que parece que al gobierno “no le importa la belleza y eso es muy grave”.

Por su parte, Alan Coton manifestó que el recorte al presupuesto “repercutirá en un decremento de la actividad cinematográfica del orden de los 14 mil millones de pesos al año”. Y agregó que “la falta de recursos golpeará las distintas manifestaciones de la actividad cinematográfica. Cientos y quizás miles de familias del medio artístico y cinematográfico quedarán fuertemente desprotegidas y afectadas de aplicarse de esta manera, claramente irreflexiva”.

La también productora Dolores Heredia dijo que la primera acción de la comunidad es este pronunciamiento conjunto y la segunda será buscar el diálogo con los legisladores. También, comentó que buscará conversaciones internacionales que apoyen esta defensa del cine mexicano.

El director de cine Víctor Ugalde, miembro de la AMACC, apeló a la sensibilidad del Poder Legislativo, “que en otras legislaturas le ha enmendado la plana a la Secretaría de Hacienda para revertir los presupuestos reduccionistas a la cultura”.

Discursos

Introducción Dolores Heredia, presidenta de la AMACC

Buenos días colegas, buenos días amigos de los medios de comunicación.

Esta mañana, el gremio cinematográfico se encuentra reunido aquí, para pronunciarse en contra del recorte presupuestal a la cultura, propuesto por el Ejecutivo Federal para el año 2017.

La Asociación de Productores y Distribuidores de Películas Mexicanas, A.C., Asociación de Exhibidores Independientes, la Asociación de Mujeres en el Cine y la TV, la Asociación Nacional Cinematográfica de Trabajadores Independientes (ANCITI), la Asociación Mexicana de Productores Independientes (AMPI), la Cámara Nacional de la Industria del Cine (CANACINE), la Sociedad Mexicana de Autores de Fotografía Cinematográfica (AMC), Cine América, Cinema 23, la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, Esfera Films, la Federación Mexicana de Sociedades Cooperativas de Cine y Medios Audiovisuales (FECINEMA), Mfilms, la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos, el Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica (STIC) y la Sección 49 del propio STIC, la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM), la Sociedad Mexicana de Directores, Realizadores de Obras Audiovisuales (SOMEDIR), Festivales de cine mexicanos, actrices, actores, directores, directoras, estudiantes, maestros de cine y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, todos, consideramos al cine mexicano una expresión de nuestra identidad, así como patrimonio histórico y cultural de la Nación.

El recorte presupuestal en cultura a las entidades federativas impacta de forma negativa en toda la cadena productiva y creativa del cine, incluyendo la formación de cineastas, la exhibición de películas a través de festivales y en salas, y la  aportación del cine a la paz social de México.

Para ahondar al respecto, cedo la palabra a la actriz Karina Gidi.

Ponencia Karina Gidi

Para nosotros los cineastas, la lucha por la preservación de la identidad nacional ha sido permanente, estamos comprometidos en reflejar e interpretar de forma crítica la realidad nacional y contribuimos a través de nuestros contenidos a edificar nuestra cultura en contraposición a la penetración de las tendencias que impone la industria norteamericana; defendemos el patrimonio de nuestra nación y los valores de la identidad nacional, que es multicultural y poli lingüística.

La industria de Hollywood juega el papel de cinematografía dominante, imponiendo los patrones internacionales de lo que se denomina de manera general, “el entretenimiento”, sin embargo, el entretenimiento es intrínsecamente una manifestación cultural que, como tal, promueve los valores éticos y morales de los nuevos colonizadores de las mentes de las masas consumidoras.

A esta nueva forma de colonización, es indispensable oponerse a través de la fuerza activa de las culturas nacionales para evitar  que se diluya la identidad colectiva de los individuos que conforman nuestra nación.

Lo único que nos ha salvado de ser un apéndice total de los Estados Unidos de Norteamérica es nuestra cultura, nuestro arraigo a las tradiciones que nos dieron origen, nuestra lengua, nuestra visión del mundo, que es solidaria y de comunidad por naturaleza. Eso es lo que ha reflejado el arte mexicano. Los artistas lo han interpretado y lo han devuelto al pueblo en sus formas más hermosas, que han penetrado de manera indeleble en nuestra memoria colectiva y son nuestro patrimonio histórico. El cine y hoy la televisión, son propagadores masivos de la cultura, por ello, los creadores mexicanos debemos de participar activamente con propuestas creativas y discursos de toda índole: disruptivos, propositivos, críticos, románticos, analíticos que ayuden a la cohesión social y a la recomposición del tejido social.

¿Qué queremos?, ¿sucumbir a las demandas de un mercado mundial masificado  o  contribuir a elevar el nivel cultural de nuestros ciudadanos?

Sabemos que dentro de las nuevas perspectivas de la cinematografía nacional debe estar presente el arraigo de lo que somos. El cine como forma masiva de comunicación, puede contribuir de manera señalada a recuperar nuestra herencia, cuyo contenido intrínseco radica en elevar el sentido de pertenencia a la nación mexicana; a recuperar los valores de la identidad colectiva, que está conformada por millones de individualidades con pensamiento propio; a formar a los individuos desde sus primeros años de vida, contribuyendo a moldear su conducta cívica;  a ennoblecer su espíritu y abrirle nuevos horizontes; a desterrar la obsesión por el lucro indiscriminado, sin importar como se logre y a una tarea ineludible: combatir la corrupción y la impunidad que corroen el sistema nervioso de nuestra sociedad.

Por todo, lo que hemos argumentado, es una verdad irrefutable que el cine tiene un valor estratégico en la formación de los hombres y mujeres de la sociedad. Por lo tanto es una obligación del Estado-Nación fomentar, promocionar y proteger al cine mexicano.

Es importante que se reconozca a las industrial culturales como estratégicas para el fortalecimiento de nuestra Nación, por ello, la reducción del presupuesto federal a la cultura, amén del daño que hacen las reducciones a la educación, salud y al campo,  solo propicia de manera irresponsable, dejar la puerta abierta, aún más, a la subordinación cultural, política y económica del Estado Mexicano  a las empresas y corporaciones que manifiestan su interés por obtener ganancias económicas dejando de lado el valor cultural del entretenimiento. “Una nación no es su poder, sino su cultura, así de simple”, dice Carlos Fuentes en su libro póstumo “Aquiles o El guerrillero y el asesino”.

Ahora, le doy la palabra al director y productor Alan Coton, Secretario General de la Sección de Directores del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana

Ponencia de Alan Coton

Cada país tiene historias que contar y que guardan encarecidamente porque les hacen identificarse a sí mismos y que les sirven como vínculo de unión con otros pueblos.

Desatender la voz de la cinematografía nacional es atentar contra una de las columnas vertebrales de nuestra sociedad. Las narrativas más importantes para un pueblo versan sobre lo más importante: el conocimiento sobre la vida, la cultura y la moral. El cine es un arte que, bajo el pretexto de contar historias, trasciende al propio lenguaje para transformarse en promotor de sentimientos y formas de vida. La propuesta de presupuesto de egresos del ejecutivo ha venido vulnerando año con año esta actividad prioritaria y éste año no ha sido la excepción.

El cine es ciertamente una forma de conservación y de resistencia cultural que ha sido un elemento clave para la transmisión de actitudes morales y para multiplicar las opciones de vida, en un país convulsionado por la violencia, resulta un sinsentido no poner énfasis en lo verdaderamente trascendente. El cine es una forma de cuestionarnos los porqués de la existencia e incluso sobre las inquietantes respuestas, creando paradigmas de moralidad y ética, hoy día tan necesarios.

Ver una película no es tan sólo atestiguar una anécdota, pues funciona también como una puerta hacia la creación de un “sentido vivencial” para los espectadores, una inspiración, una pregunta abierta y una esperanza. El cine se ha impuesto desde siempre como un elemento imprescindible para la difusión constante de las ideas, de las culturas, la ciencia y los cambios sociales, así como de la evolución de actitudes públicas; todo a través de la empatía que se crea entre el espectador y la imagen: hay, pues, una historia que no se puede traicionar; tenemos una cultura que cuidar y una actividad económica que sostener, pero se ha venido menoscabando éste supuesto desde el poder ejecutivo, ni cómo disfrazarlo. Se habla de recortar el 36% sobre el año 2016, lo que repercutirá en un decremento de la actividad cinematográfica del orden de los 14 mil millones de pesos al año.

Esta falta de recursos golpeará las distintas manifestaciones de la actividad cinematográfica. Cientos y quizás miles de familias del medio artístico y cinematográfico quedarán fuertemente desprotegidas y afectadas de aplicarse de esta manera, claramente irreflexiva.

Por otro lado, si hoy en día sólo se apoyan 14 festivales y muestras de cine de 131 existentes, y esto significa apoyar sólo el 10.6% de los eventos cinematográficos del país, se sobreentiende que si se aprueba la hoy terrible propuesta, la difusión del séptimo arte quedará reducida a niveles de burla. Desde la parte social, como parte Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica, la Sección de Directores de Cine, nos pronunciamos en contra de cualquier recorte presupuestario a nuestra actividad, pues repercutiría negativamente la posibilidad de seguir contribuyendo al engrandecimiento de nuestro país desde nuestra trinchera del arte y la cultura. Eso sin hablar del duro golpe a las fuentes laborales que mantienen nuestra precaria industria.

Ponencia Dolores Heredia

En su cuarto informe de gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto destacó la creación de la Secretaría de Cultura (SECULT), que sustituyó al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a la que se le dotó en 2016 de un presupuesto $15 mil 254.3 millones de pesos. De acuerdo con su informe “con esta acción se reconoce la herencia, se aprecian las grandes creaciones mexicanas y se pone en manos de la población un recurso invaluable para ampliar el horizonte, fecundar la convivencia y mejorar su calidad de vida”. “...Bajo la premisa de colocar a la cultura entre los servicios básicos de que goza la sociedad en beneficio de la cohesión social”. “En búsqueda de fortalecer el federalismo se firmaron convenios con entidades federativas y municipios...”. “Igualmente, el documento puntualiza acciones emprendidas en apoyo a las industrias culturales, o aquellas dirigidas a facilitar el acceso a las artes con el establecimiento de una Agenda Digital de Cultura, enmarcada en la Estrategia Digital Nacional.”

En el discurso del Ejecutivo se apoya a nuestro cine pero en función de los hechos este apoyo no se ve. Desde que tomó posesión la presente administración los presupuestos al cine han sido reduccionistas.

En el lenguaje popular se dice que obras son amores y no buenas razones. Toca al Poder Legislativo, a través de la Comisión de Cultura y Cinematografía, encabezada por el diputado Santiago Taboada, corregir esta política, tal y como lo hicieron, en su oportunidad, las legislatura 49, 60, 61 y la 62. (IXL, LX, LXI, LXII).

La creación de la SECULT hizo soñar a la comunidad artística y cultural cinematográfica de que por fin se podría contar con el presupuesto suficiente y necesario para seguir creciendo. Después de varios lustros, por fin, se atendía la añeja petición de su existencia. Se creía que gracias a esta determinación, se elevaría el nivel de interlocución del titular de la SECULT con la SHCP. Así́ se podría posicionar mejor esta actividad en el nivel e importancia que se merece en nuestro país y el mundo.

En el 2017 se repite una vez más la política de recortes en las áreas fundamentales para nuestro desarrollo y un mejor futuro: La ciencia, los derechos humanos y la cultura y, en sentido contrario, se privilegian los gastos superfluos como es la publicidad presidencial y se impulsa la militarización del país y un largo y desastroso etcétera, tal y como lo demuestra el presupuesto.

Una vez más la realidad nos golpea con un balde de agua fría ya que no existe lógica en este castigo a la cultura fílmica, que llevaba un camino a la recuperación, al reducírsele injustamente el presupuesto.

Al tener menos presupuesto se reduce la política de descentralización e inclusión mediante la capacitación de creadores en la República Mexicana, así́ como la difusión de los cortos y largometrajes que no aceptan las cadenas fílmicas; se reduce la producción de largos y cortometrajes y su distribución nacional e internacional, el apoyo en festivales nacionales e internacionales.

La práctica de saturación del mercado desplaza la oferta fílmica del mundo que contiene propuestas estéticas y culturales que enriquecen la visión de las naciones e incrementan la pluralidad de pensamiento y enriquece el conocimiento mutuo del actuar contemporáneo.

Por lo anterior, hacemos valer nuestro derecho de petición y solicitamos una audiencia en la Cámara de Diputados para dialogar con los legisladores con el fin de revertir el recorte del 20% contra el año pasado y casi a la mitad que en 2012, lo que muestra una clara falta de interés en el cine y la cultura.

Requerimos que se apruebe mínimamente el presupuesto que se otorgó en 2016 de 395 millones cuando idealmente la industria requeriría un aumento que permita sostener y alentar el crecimiento del cine mexicano, una industria generadora de empleos en diversos sectores económicos, como ya dijimos, desde el educativo, hasta el de servicios en muchos ámbitos. Vienen tiempos difíciles donde la soberanía nacional estará́ en juego por la firma de un tratado comercial como el TPP. Si se firma igual que cuando se firmó́ el TLCAN, es decir a espaldas de la Nación y de la comunidad cultural cinematográfica, seguirán las grandes cifras macroeconómicas que nos dicen que estamos bien aunque la realidad nos demuestre que estamos muy mal.

La nuestra es una industria y un arte que nos refleja, nos muestra, nos analiza, nos une y nos representa en el mundo.

Que genera y es en sí misma nuestra identidad, nuestro patrimonio y nuestra aportación a la paz social.