Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Why Dont You Play in Hell vamos a jugar al infiernoUno de los géneros más difíciles es la comedia porque no siempre lo que hace reír a uno puede hacer reír a muchos otros y también influye el propio ánimo del espectador. Así que para que una película de comedia funcione no sólo tiene que convencer al espectador sino tener el momento perfecto para que el espectador no se aleje de lo que ve en pantalla.

Vamos a jugar al infierno no es para todos, ni para todo momento. Sion Sono logra compilar referencias culturales cinematográficas en un sólo lugar. No hay referencias específicas, más allá a Bruce Lee. No es cuestión de ir escena por escena y ligarlas a otras películas. Lo que se ve en pantalla es una referencia general de películas de artes marciales, del cine japonés de samuráis combinado con el cine actual en el que vemos a los Yakuzas, así como las coreografías de peleas como las de Park Chan-Wook, la brutalidad de Takshi Miike y, aunque lo duden algunos, también se ve influenciado por Quentin Tarantino.

Sion Sono logra en Vamos a  jugar al infierno un juego de ficción en la ficción, de exageraciones y momentos completamente absurdos, todo ligado gracias a una historia simple y bastante cursi. Pero que hace que la película sea un placer si el espectador está dispuesto a entrar al juego que Sono propone en pantalla.

Vamos a jugar al infierno no busca una crítica al cine de acción japonés o de artes marciales, no es un tratado sobre el cine actual, es una película lúdica que busca entretener a través de un juego de metaficción y una historia tan simple y absurda que es un viaje para olvidar el mundo exterior por un rato y salir con una sonrisa para enfrentar la realidad del día a día.

El inicio de la película marca el tono de toda la cinta, hay que darle tiempo para entender que no hay seriedad en lo que se ve en pantalla, que todo es parte de un juego dentro del juego y que toma sentido hasta la escena final.

Vamos a jugar al infierno es absurda, completamente exagerada tanto en sus actuaciones como en las situaciones que plantea pero que dentro de este juego muestra un amor al cine y lo que se puede lograr en un mundo donde no hay límites, donde cada persona contiene litros interminables de sangre, pistolas con balas infinitas y personajes principales que a pesar de estar gravemente heridos terminan logrando su sueño.

e-max.it: your social media marketing partner