Del 22 al 25 de noviembre se llevará a cabo la segunda edición del Festival Internacional de Cine con Medios Alternativos (FICMA) en el Centro de la Juventud Arte y Cultura Futurama, con actividades y talleres gratuitos, el FICMA busca acercar el cine manufacturado con diversas herramientas alternativas al espectador.

Y la función culminó con una sala que a aplausos rendía homenaje al estreno en México de la cinta animada “Ana y Bruno” de Carlos Carrera, atrás habían quedado las dudas de que alguna vez llegara a pantallas este trabajo y sólo conociéramos los avances que el equipo había venido mostrando por mucho tiempo en diversos festivales de cine del país.

La última cinta presentada en competencia dentro de los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue el segundo largometraje de Gabriel Mariño, “Ayer Maravilla Fui”, la cual nos muestra una historia de realismo mágico que lleva al espectador a reflexionar sobre el amor y las consecuencias de obtenerle.

Una de las cintas mexicanas que compitieron en los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue la segunda cinta de Natalia Beristáin, “Los Adioses”, protagonizada por Karina Gidi, Daniel Giménez Cacho, Tessa Ia y Pedro de Tavira. Al termino de la competencia terminaría llevándose a casa El Premio Del Público y una Mención otorgada por el jurado a Gidi por su personificación de Rosario Castellanos.

Michel Hazanavicius llegó a los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia con su nuevo trabajo cinematográfico bajo el brazo, la corrosiva “Le Redoutable”, la cual narra a través de la sátira la relación entre Godard y su esposa Wiazemsky, lo que ha provocado diversas reacciones negativas en la crítica exquisita de todos los lugares en los que se ha presentado.

Julian Rosefeldt fue uno de los invitados a los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia, llegó a presentar la versión cinematográfica de los videos que acompañaban su exposición “Manifiesto” la cual ha recorrido el mundo los últimos años. Rosefeldt vive y trabaja en Berlín y sus trabajos son siempre ensayos audiovisuales que buscan la reflexión filosófica, política y la crítica a la imagen.

Uno de los puntos más importantes del Festival Internacional de Cine de Morelia es la presentación de cintas mexicanas restauradas, las cuales tienen pocas ventanas de exhibición y que el evento les da el marco perfecto para que el público las descubra y sepa de su existencia. Este año se presentaron “Los Motivos de Luz” de Felipe Cazals, “La Fórmula Secreta” de Rubén Gámez y “Dos Monjes” de Juan Bustillo Oro.

El cortometraje ganador del Premio del Público en los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue “La Proporción Aura” de Mariano Murguía Sotomayor, quien logró conectar con la audiencia con una historia de amor en tiempos modernos, trastocando valores y creando un producto realista y divertido.

Uno de los invitados especiales a los XV años del Festival Internacional de Cine de Morelia fue el director nacido en Irán de ascendencia suiza, Barbet  Schroeder, quien llegó para presentar su nuevo documental, “El Venerable W.” (Le vénérable W.), cierre de la trilogía del mal conformada por la cinta de 1974 “General Idi Amin Dada” y ”Terror’s Advocate” del 2007.

Uno de los documentalistas mexicanos consentidos del Festival Internacional de Cine de Morelia es José Álvarez, quien ha presentado sus trabajos “Flores en el Desierto” (2009) y “Canícula” (2011) dentro del marco de pasadas ediciones, siendo la XV la indicada para presentar su más reciente trabajo, “Los Ojos del Mar”.

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

fatima Philippe-FauconA pesar de las habladurías de sus vecinas tradicionalistas, la Francia contemporánea admite igual que Nesrine, una joven estudiante logre su sueño de ser doctora obteniendo becas que premian su esfuerzo exhaustivo, y que su hermana Souad (estudiante fodonga) se dedique a la vagancia y viva en el estupor emocional que le causa el que su madre sea una afanadora que apenas habla francés. Fátima es la madre marroquí de ambas y en una de sus breves pláticas con algún sicólogo logra explicar cuánto odia a las demás mujeres que la están haciendo menos viéndola como una paria intelectual por ser una inmigrante, por no hablar francés, por dedicarse a la limpieza. Un accidente del que no puede curarse es lo que le permite tomar un tiempo para tratar de comunicar la frustración en la que vive.

En Fátima, filme del marroquí Philippe Faucon, los progresos del feminismo y la lucha por la igualdad reciben un bofetadón ante las realidades del racismo, el clasismo y la misoginia que imperan en el mundo actual (y esta película fue realizada poco antes de las elecciones en los Estados Unidos y el triunfo de la democracia violadora, acosante, racista, clasista, misógina y demás milagritos que le quieran colgar).

Este filme es una joyita: pequeña, limpia, transparente. A eso debe su brillo: a su falta de sensacionalismo, a su confianza en lo que cuenta, en sus medios que algunos verían limitados, pero que el cineasta utiliza con toda la fuerza: actuaciones serenas y apenas con sutiles y exquisitas variaciones captadas y respaldadas por una cámara documental no intrusiva, observante, más no contemplativa –nada de “slow cinema” aquí.

Un dato sorprendente es el de que la protagonista es una afanadora en la vida real. Y otro más es el respeto y la empatía con la que el cineasta ha decidido retratar esta historia. No se la pierda. Tan pequeña como encantadora.

Fátima se puede ver actualmente en el circuito de exhibición de la Muestra Internacional de la Cineteca Nacional.

e-max.it: your social media marketing partner