Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

trainspotting-21996, el mundo no estaba preparado para la brutal adaptación que se hiciera para el cine de la novela Trainspotting de Irvine Welsh, la cual seguía a un grupo de amigos drogadictos, parias sociales y perdedores natos durante el proceso de toma de consciencia de uno de ellos y que enganchó de inmediato a una generación ávida de héroes cinematográficos y elevó a la cinta al estatus de culto. 20 años después el mundo conoció la secuela de la historia, la cual es dirigida de nuevo por Danny Boyle y es protagonizada por los sobrevivientes de la primera parte.

Tras años de vivir en Ámsterdam, Renton regresa a Edimburgo, donde se reencuentra con Sick Boy y Spud, su amigo Begbie está en la cárcel donde purga una condena de 25 años y acaba de perder la apelación, lo que le hace escapar y buscar refugio al lado de su esposa y decide educar a su hijo en el arte del robo. Sick Boy decide involucrar a Renton en un negocio para abrir un vapor/casa de citas, y engañarle como aquél lo hizo 20 años antes. Cuando Begbie se entera de que Renton está de regreso, su mente le obliga a buscar venganza.

Sí, es increíble ver como se ven Ewan McGregor, Ewen Bremner, Jonny Lee Miller, Robert Carlyle y Kelly Macdonald veinte años después. Y es más interesante pensar la forma los actores evolucionaron en sus carreras, corriendo un curioso paralelismo con sus alter egos, siendo el más sobresaliente de ellos Ewan. Desafortunadamente ese tipo de ejercicios ya no son novedosos y es más un recurso nostálgico que una propuesta de la cinta.

Nostalgia. Ese parece ser el motor de esta película. La nostalgia de que tiempos pasados fueron mejores y que lo de hoy es un pálido reflejo de aquello. Ya sea la música, las pasiones y hasta las adicciones. Y si bien podría ser explotado y obligar con ello al espectador a confrontar su propia historia personal, Boyle y el guionista John Hodge lo usan como un recurso barato para acercarse a la audiencia, abogando a sus sentimientos más que el darle una historia digna. Apela tanto a lo que los espectadores recuerdan de su vivencia del primer filme que un espectador nuevo, ocasional, no conectará nunca con la película. T2 juega hasta en la forma busca promocionar el título con la nostalgia, el que solo sea la T y el 2 para muchos de inmediato les recordará que esa era la forma en que se promocionaba en su estreno Terminator 2: Judgment Day.

La cinta tiene grandes momentos donde podemos atestiguar la química que existe entre los actores y el talento del director para llevar al espectador donde quiere, podemos destacar el tenso y divertido momento que se da en el bar irlandés, así como la persecución final, no siendo los únicos, hay muchos más, pero los cuales se sienten como pequeños fragmentos sin ilación entre sí.

Trainspotting 2 en su parte técnica se siente empeñada en hacerse moderna y ágil, pero Boyle en esta ocasión no logra ese efecto, sintiéndose en cambio pesada la edición, desafortunado su uso de la música (a excepción de “Lust for Life” que juega un papel importante en la forma el personaje de Renton se transforma en la película), poco arriesgado en general. En el desarrollo de sus personajes se da hasta el lujo de traicionar a uno de ellos, haciéndole cometer un acto de empatía con su hijo, humanizándole de forma forzada.

Un gran acierto de la película es sólo retomar algunas cosas del libro Porno, secuela de Trainspotting, consiguiendo con ello buenos arcos y desprendiéndose de otros, aquellos que esperan el final de la novela verán que las cosas no son así en la cinta y, en cierta forma se entiende, teniendo en cuenta todos los problemas y cuestiones que se sortearon para poder hacer ésta, es complicado pensar en una tercera, bajo la promesa de un libro que aún no existe.

La cinta busca crear un retrato de como crecieron aquellos parias de la generación X, los perdedores, los que no pudieron salir del embrollo social y económico en el que crecieron y que les llevo a ser la escoria del día de hoy. La forma en que crecer sin sueños y esperanzas llevan a una vida sin emociones ni pretensiones reales. Muchas veces lo que soñamos y deseamos se queda perdido en un cementerio de automóviles, en un local vacío, en un tren que deja la estación.

Trainspotting 2 es una cinta que apela a la nostalgia en exceso, si bien tiene gratos momentos, la mayor parte del tiempo se siente forzada, sin magia, como un producto hecho sólo para ganar dinero más que una cinta transgresora y crítica. Hecha para los fans de la cinta de 1996 podría perder a los nuevos espectadores que no conozcan esa película al buscar descansar demasiado en ella, en sus recuerdos e imágenes. Eso sí, sí sólo te interesa oír un monologo de Renton que lleve la famosa frase de “Choose Life”, escenas que recuerden a la primera y un ost que te dé ocasionalmente algo que te recuerde a ella, saldrás complacido.

Los invitamos a ver el tráiler.

Trainspotting 2. La Vida en el Abismo (Trainspotting 2)

Director: Danny Boyle

Guión: John Hodge

Basado en las novelas Trainspotting y Porno de Irvine Welsh

Con: Ewan Mcgregor, Ewen Bremner, Jonny Lee Miller, Robert Carlyle, Kelly Macdonald

Distribuidor: Sony  Pictures

Fecha de estreno: 22 enero 2017 (Edimburgo) 17 marzo 2017 (México)

País: Reino Unido 2017

Duración: 117 minutos

e-max.it: your social media marketing partner