2021

“Jungle Cruise” tengo la impresión de que ya lo vimos antes

Disney sigue con la tendencia de llevar a la pantalla grande adaptaciones de sus atracciones de parques de diversión más populares, por lo que ahora toca el turno a “Jungle Cruise”, la cual data de 1965 y lleva a los visitantes por un viaje en rio por lugares llenos de peligro, donde los animales salvajes, las cascadas, las tribus caníbales y las pirañas tienen su momento. Desafortunadamente la adaptación cinematográfica no resulta del todo afortunada.

La doctora Lily Houghton, botánica, decide ir al Amazonas para buscar un mítico árbol cuyas hojas servirán para curar cualquier enfermedad, en su travesía la acompaña su hermano, por lo que renta un bote que le llevará a donde el mapa que posee señala. En su camino deberá enfrentar no sólo los peligros de la selva sino a un maniaco general y a seres sobrenaturales que buscan el árbol para sus propios fines.

Jungle Cruise” comienza a mostrar sus inconsistencias desde la elección del director, Jaume Collet-Serra, quien se ha especializado en una carrera llena de altibajos, donde puede entregarnos un trabajo más que sobresaliente o uno que no sirve para nada, siendo este uno de los mediocres, donde el ritmo está ausente y la emoción escasea aunque se supone estamos ante una cinta de aventuras.

“La Última Gran Estafa” añorando esa última película

El cine que aboga por la nostalgia es siempre un gancho para el espectador, el cual acude para ver a viejas (y a veces olvidadas) glorias en un papel que saque algo de lo que les hacía grandes en su momento. En la mayoría de los casos, el abuso del tema lleva no sólo a grandes desilusiones sino a películas endebles y que carecen de sentido, pero muy de vez en cuando, surge algo como “La Última Gran Estafa” (The Comeback Trail) que da justo en el clavo.

Max Barber es un productor de cintas clase z en Hollywood, cuando su último fracaso lo enfrente a uno de sus inversionistas, el mafioso Reggie Fontain, debe desprenderse de una sus posesiones más valiosas, un guión que puede volver ganador del Oscar a quien lo realice. Cuando descubre que si asegura a un actor por muerte accidental puede ganar mucho dinero, toma uno de los múltiples trabajos tiene para producir y planea una gran estafa que lo saque de deudas. Pero en el mundo del cine, la magia aparece donde y cuando menos la esperas.

“Little Girl” cuando nadie quiere ver que no eres quien ellos quieren seas

El documental cuando está bien realizado se convierte en un vehículo donde el espectador puede involucrarse y emocionarse con lo narrado, dejando atrás la recolección de imágenes y de ideas que no conducen a nada más que ilustrar una situación. Ahora nos llega de Francia un trabajo que sacude, que cuestiona las mismas ideas de quien lo ve, el extraordinario “Little Girl” (Petite Fille).

Sasha no comprende porque no le permiten ser quien es. A sus siete años no se identifica con nada masculino y se encuentra segura de que es una niña, quiere vestirse como una, ser una niña. Pero los adultos complican todo, cuestionan todo y no le dejan ser.

“Viejos” cuando nos percatamos que el tiempo ha volado

Night Shyamalan es un director de altibajos, así como nos puede entregar cintas increíbles como “Señales” (Signs) o “Los huéspedes” (The Visit) nos puede mostrar cintas como “La dama en el agua” (Lady in the Water) o “Después de la Tierra” (After Earth), por lo que siempre que estrena un nuevo trabajo se convierte en un volado donde no sabemos que encontraremos, solo con la certeza de que por lo menos habrá un producto bien realizado técnicamente aunque falle en sus intenciones.

El matrimonio de Prisca y Guy atraviesa un mal momento y antes de separarse deciden llevar a sus hijos, Trent y Maddox a una última vacación familiar, en un resort exclusivo. Cuando son invitados junto a otros huéspedes a conocer una playa privada, no pueden imaginar que estarán atrapados en un lugar donde es imposible salir y donde cada media hora el organismo humano envejece un año.

“La Llorona” continúa lamentando y vengando la pérdida de sus hijos

Una de las grandes sorpresas de los últimos años es la cinta guatemalteca “La Llorona”, la cual retoma la leyenda tradicional para elevarle a niveles insospechados al situarle dentro del contexto histórico que vivió el país en el 2013 cuando el genocida y dictador, el general Efraín Ríos Montt, fue llevado a juicio.

El general Enrique Monteverde, general retirado, enfrenta un juicio por genocidio cometido durante su mandato contra la comunidad maya de Guatemala. Tras ser declarado culpable y declarado el juicio sin valor, regresa a su casa que se encuentra sitiada por manifestantes. La llegada de una mujer que ayudará en las labores del hogar, desencadenará una serie de eventos sobrenaturales que llevará a la familia entera a cuestionar el pasado.

“Snake Eyes” o deberíamos decir “Snake Eyezzzzzzzz”

Hasbro sigue empecinado en llevar a la pantalla grande sus productos, ya lo vimos con “G.I. Joe”, “Battleship”, “Power Rangers” y, el producto más exitoso de ellos, la saga de “Transformers”. Ahora de nueva cuenta busca colocar el producto de “G.I. Joe” con “Snake Eyes” (Snake Eyes: G.I. Joe Origins) la cual busca narrar los orígenes de uno de los soldaditos más interesantes del equipo de Joe, aunque, al igual que las otras dos cintas basadas en esos juguetes no logra capturar la esencia.

“Snake Eyes” se gana la vida como luchador mientras busca al asesino de su padre, cuando conoce al líder de los yakuzas y le intentan obligar a matar a alguien para probar su lealtad a ellos, se rebela salvando la vida del otro, quien es el heredero del clan Arashikage, quien le entrena con los secretos familiares. Pero en el mundo de las venganzas nada es lo que parece.