Críticas

“Waiting for the Barbarians” el choque de la civilización

Ciro Guerra es uno de los directores latinoamericanos más importantes de la década, cintas como “El Abrazo de la Serpiente” y, sobre todo, “Pájaros del Verano” (codirigida con Cristina Gallego) nos han presentado a un director que retrata la cruda realidad latina actual al narrar historias del pasado. Su aguda visión hizo que ahora haga su debut en cintas de lengua inglesa, con la adaptación de la novela “Waiting for the Barbarians” del ganador del Nobel J. M. Coetzee, desafortunadamente el resultado es mediocre e irregular.

En la frontera del desierto del imperio británico, la tranquilidad de la colonia establecida se ve interrumpida cuando llega una avanzada del ejército, quienes tienen la certeza de que los bárbaros preparan un ataque al lugar, lo que lleva a romper el equilibrio cuando las torturas y manipulaciones para probar la teoría aparecen.

“El Paraíso de la Serpiente”, regresando al cine contemplativo

El cine de Bernardo Arellano busca explorar siempre cuestiones humanas, el enfrentar a la sociedad con situaciones que llevan al espectador a cuestionar las relaciones humanas, la frialdad del mundo y de los intereses mezquinos. Y si bien sus temas son siempre apasionantes, su obsesión de tener actores no profesionales o de plano no actores en sus películas, hacen que siempre se sienta que algo falta, que no hay conexión real con el espectador. Y en su cinta más reciente “El Paraíso de la Serpiente” esa cuestión le juega completamente en contra.

Un extraño hombre aparece en una abandonada zona del desierto mexicano, es rescatado por un joven vaquero y su abuelo un peleador de gallos, los cuales lo ayudan a recuperarse. El hombre comienza a realizar milagros de curación en el ejido, de manera que se le llama Profeta. El Sacerdote de la comunidad y el monaguillo se opondrán a la estancia del incómodo morador.

“La Nave”, alimentando los sueños y el deseo de seguir

El cine que busca crear consciencia social sobre algún tema, que quiere dejar alguna lección moral o social, casi siempre se desbarranca y cae en lo maniqueo, en lo barato y chantajista, es en ese terreno habitual donde “La Nave” sorprende al jamás caer en esos caminos baratos y hacer una propuesta divertida, honesta y fascinante sobre el tema del cáncer infantil.

Miguel se encuentra en un punto muy bajo en su vida personal y profesional, es conductor de un programa didáctico llamado “La Nave” donde da consejos paternalistas a los menores escuchan el programa. Cuando es contactado por Gerardo, un niño con cáncer que desea conocer la nave y viajar con ella a la playa, su vida cobra un nuevo sentido y decide hacer todo lo posible para llevarle a donde desea.

“La Paloma y El Lobo” el horror de la violencia eterna

Carlos Lenin nos sorprendió en 2013 con el cortometraje”’24º 51’ Latitud Norte’’ donde nos mostraba los estragos de la violencia en el norte del país, situación que sigue explorando en su Opera Prima “La Paloma y El Lobo”, la cual es una suerte de secuela de la anterior, con el regreso de uno de sus personajes al círculo que busca abandonar. La cinta tuvo su premiere internacional en el Festival de Cine de Locarno y gana el Swatch Art Peace Hotel Adward y tuvo su estreno nacional en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2019.

Desplazados por la violencia que arrasó con su pueblo, Paloma y Lobo sobreviven intentando amarse. Entre la sed, el miedo y la nostalgia, Paloma desea regresar a casa, pero Lobo vive atado a un recuerdo que le impide volver.

La Paloma y El Lobo” es un trabajo que implica una brutal propuesta visual que se autosabotea con un lenguaje narrativo que abusa de los peores vicios del cine contemplativo, estático, lo que hace que se convierta en una torturante experiencia para el espectador, quien debe sufrir los planos interminables y una languidez narrativa que provoca pronto la falta de interés de lo que ocurre en pantalla.

“Mano de Obra” una radiografia de como marea el poder

Un accidente en una obra ocasiona que el mundo de los involucrados cambie totalmente, un mero pretexto para adentrarnos en las relaciones humanas, en la forma en que se definen los estatutos de poder y caos. “Mano de Obra” es una cinta tan honesta que nada de lo que parece ocurrir podría sorprender y, para sacudida a todos, nos impacta a cada revelación. Uno de los mejores trabajos del año, estrenado en FICM 2019.

Un grupo de albañiles esta construyendo una lujosa casa en la Ciudad de México. Tras la muerte de uno de ellos, su hermano, Francisco, se entera que su cuñada, ahora viuda, no recibirá compensación alguna de parte del dueño de la lujosa vivienda. Él, sin embargo, trata de conseguir justicia a través de vías legales, pero sin mucha suerte. Será entonces que Francisco y el grupo de albañiles busquen justicia no solamente por la nula compensación y apoyo recibido por parte del dueño de la casa, sino también por una vida llena de carencias, contrastes y opresión. Sin embargo, en el proceso, el empoderamiento, la corrupción y otras de sus propias deficiencias morales saldrán a flote.

“Muerte al Verano” verano traidor, devuélvemela

Las películas que tratan sobre el paso de la adolescencia a la etapa adulta son complicadas en México, muchas veces se va por el camino fácil y barato, presentando gracejadas que si bien entretienen siempre quedan a deber, en otras ocasiones se decantan por un realismo que logra traspirar honestidad pero sin encontrar su camino en la vida comercial. “Muerte al Verano” de Sebastián Padilla busca atrapar ambos mundos, quedando lejos de ello.

Dante y sus amigos tienen una banda de Death Metal, su entorno se complica cuando llega a vivir a su casa Lucy, la novia de su hermano que se encuentra en coma. La interacción de ella con todos provoca que su amistad pronto se transforme en un concurso por ganar la atención de ella.

“Sanctorum” los misterios de la magia ancestral

Hay cintas que resaltan por la belleza de sus imágenes, por las metáforas y alusiones que se encuentran en su desarrollo. Son películas que a pesar de tratar temas sencillos en el fondo exponen realidades complejas y llenas de sabiduría y rabia, tal es el caso de “Sanctorum” de Joshua Gil, la cual nos sumerge en las realidades de los pueblos mexicanos en estas fechas, así como nos muestra la cosmogonía que alimenta a sus habitantes.

En un pueblo de la sierra mexicana, los campesinos se ven atrapados por la lucha entre el ejército y los narcos. Cuando una de sus habitantes no regresa a casa, su hijo se ve desconsolado por el hecho, y en un acto desesperado implora ayuda a la selva, el mismo día en que se prepara una violenta lucha entre narcos, soldados y campesinos. Sólo que no cuentan con que la madre tierra tiene sus propios planes.

“Territorio” cuando transgredes y pierdes

Las relaciones de pareja son complejas, cuando ambos desean algo que por alguno de los miembros se torna imposible pero a la vez se buscan soluciones que puedan avanzar las cosas, todo puede ocurrir, “Territorio” de Andrés Clariond nos lleva a esos terrenos, ¿qué pasa cuando el deseo de ser padres lleva a una pareja a tomar decisiones complicadas pero que parecen correctas?

Manuel y Lupe quieren tener un hijo. Cuando Manuel se descubre estéril poco a poco comienza a desmoronarse física y emocionalmente. Después de explorar varias opciones, recurre a Rubén, su nuevo amigo, para pedirle ser su donador. A cambio, Rubén le pide quedarse unos días en su casa con la promesa de marcharse pronto a Estados Unidos. Pero las cosas no siempre suceden como uno planea.

“Ya No Estoy Aquí” cuando al estar ya no estas, buscando una identidad

Ganadora del Premio del Público y el Ojo a Mejor Largometraje del Festival Internacional de Cine de Morelia 2019 llega la sorpresiva “Ya No Estoy Aquí”, la cual muestra el proceso de entendimiento y apropiación de identidad de un sector de la población marginada de Monterrey, todo enmarcado en uno de los momentos más álgidos de la historia moderna del país, donde el narco y el poder del estado se enfrentaban abiertamente por el control del país.

Ulises pertenece a Los Terkos, una pandilla que se dedica principalmente a cultivar la cumbia rebajada, pero tras un mal entendido con los narcos de la zona, sus amigos son eliminados del mapa y él se ve forzado a huir a Jackson Heights, Queens, en Nueva York, donde deberá aprender lo que significa la identidad y la pertenencia.

“Esto No Es Berlín”, descubriendo la identidad

Hari Sama es un director que ha dedicado sus últimos trabajos a crear consciencia sobre algunos temas y a profundizar en la sanación de heridas emocionales, así como en la lucha de sobrevivir en este mundo sin perder la identidad y lo que hace a cada uno importante. Es por eso que resulta llamativa su nueva cinta de ficción, “Esto No Es Berlín” un trabajo ambientado en la década de los ochenta en México y que sin perder sus inquietudes y obsesiones, logra encontrar una identidad muy diferente a sus otros trabajos.

Carlos y Gera son grandes amigos, el primero está enamorado de Rita, la hermana del segundo y cuando por una feliz circunstancia son introducidos en el underground mexicano, descubren un mundo lleno de ambigüedades, sueños y pesadillas. Pronto ambos deberán encontrar su identidad en él si no quieren perderse en el camino.

“Jexi: Un celular sin filtro” enchufando el aparato hasta botar el Ja Ja ja

La moda actualmente parece hacer películas que hablen de los riesgos de la tecnología y de la forma esta se ha vuelto una parte importante de nuestras vidas diarias, exponiendo la vulnerabilidad tenemos en ese terreno y como destruye nuestro entorno. En ese sentido llega el turno de “Jexi: Un celular sin filtro” (Jexi) la cual desde la comedia nos muestra una situación extrema sobre el tema, con la fortuna de hacer una cinta ácida, divertida y que no deja por ello de hacer una brutal reflexión sobre la adicción al celular.

Phil es un adicto al celular, cuando conoce por accidente a la dueña de un taller de bicicletas y su aparato se rompe, compra uno nuevo, el cual viene con la asistente digital “Jexi”, app que viene con defectos y convierte su vida en un infierno.

“Parasitos” la eterna lucha por lo que no poseemos

El cine asiático vive uno de sus mejores momentos, sus propuestas narrativas y visuales llevan al espectador a vivir experiencias que le llevan a cuestionar lo que le rodea, desde sus relaciones personales, su papel en la sociedad y la manera la política influye en la vida de todos. Así hemos visto en los últimos años películas que nos trastornan pero aunque pareciera nos estaban preparando para algo muy grande, lo cierto es que nada nos prepara para el choque que resulta “Parasitos” (기생충) la cinta más reciente de Bong Joon-ho, viejo conocido del público mexicano.

En el sótano de un edificio vive Kim Ki-taek, con su esposa Chung-sook, su hijo Ki-woo y su hija -Ki-jeong. Cuando Ki-woo entra a trabajar como maestro de inglés con una familia acomodada pronto desarrollan un plan para vivir la vida siempre han soñado.

“Como Caido del Cielo” un burdo homenaje a un ídolo

Netflix se ha caracterizado por financiar cintas que cumplen altos estándares de calidad, donde se pueden apreciar valores de producción y un intento de salir de lo común para proponer algo, muchas veces sin lograrlo, otras pocas creando cintas que de inmediato renuevan nuestra fe en el cine (aunque sea aquel hecho para la televisión), por lo que resalta la producción de la cinta mexicana “Cómo Caído del Cielo”, la cual parece un episodio largo eterno de “La Rosa de Guadalupe” o “Lo Que Callamos las Mujeres”, aunque con un aire pretencioso insoportable.

Para ganar un lugar en el cielo, el legendario actor y cantante mexicano Pedro Infante vuelve a la Tierra en el cuerpo de un imitador mujeriego con el objetivo de que solucione su relación con su pareja y así hacer el bien.

“El Hubiera Sí Existe” desarreglando el pasado por un peor futuro

La comedia romántica es el género favorito por excelencia de estos años, la probada fórmula lleva al espectador a las salas de una forma natural, creando magias e ilusiones, haciendo el espectador se identifique con los protagonistas, por lo que de inmediato llaman la atención las cintas que fracasan en estos temas, siendo un ejemplo perfecto “El Hubiera Sí Existe” donde todo parece puesto para una cinta que pueda funcionar, pero fracasa brutalmente en el camino. Originalmente llamada “Ni un minuto que perder” la cinta se decanta por un título más esperanzador, ya que el primero parece una advertencia al espectador, diciéndole lo que no debe hacer con esta película, la cual no logra jamás hallar el equilibrio entre las reglas del juego y su intento de ser diferente, enredando la trama de una forma innecesaria y sin sentido, dejando la sensación de que sólo perdimos el tiempo viendo esta película.

Elisa es una chica poco social que esta estancada en su puesto de trabajo sin atreverse a ir más allá. Cuando su yo del futuro la visita para advertirle que de no cambiar su vida será miserable, comienza a tomar una serie de decisiones que cambian su vida por completo, pero, ¿cómo reaccionar ante las noticias de que sus actos están a punto de estropear el mundo entero?