“Los Lobos” el poder de la hermandad en soledad

Samuel Kishi se colocó en el ojo de todos con su cortometraje “Mari Pepa” (2011) por su entrañable narración de la relación entre una anciana y su nieto, un par de años después presentaría “Somos Mari Pepa”, continuación del cortometraje y que sorprendería por su realismo y su retrato de una generación mexicana. Este 2020 estrena su segundo largometraje, “Los Lobos” un brutal relato sobre las relaciones entre hermanos pequeños y de solidaridad y rapacidad humana.

Max (8 años) y Leo (5 años) viajan con su madre a los Estados Unidos, ubicándose en Alburquerque, Nuevo México, donde ella consigue un trabajo que hace los pequeños se queden en el departamento solos. Durante las horas de espera matan el aburrimiento con las aventuras de los “lobos ninja” y relacionándose con aquellos viven en el mismo complejo, aprendiendo lecciones sobre la empatía, la solidaridad y la traición.

Muchos podrán creer encontrar semejanzas entre esta cinta y “The Florida Project” (Baker 2017) pero no sería justo, “Los Lobos” es superior en cada rubro, y en el único donde no (tener a una superestrella en el reparto) no es necesario. La sensibilidad de la cinta mexicana se impone ante la otra que se siente menos espontánea y, lo más importante, jamás aburre.

Los Lobos” depende completamente de sus protagonistas, los hermanos Maximiliano y Leonardo Nájar quienes jamás pierden la espontaneidad, quienes sorprenden al conducir la historia sin que se sienta les manipulan para expresar sus emociones y reacciones. Acompañándoles tenemos a Martha Reyes quien interpreta a su madre, quien, sin aspavientos, muchas veces sólo con una mirada nos transmite el dolor, la soledad, la fuerza y la esperanza de su personaje.

Uno de los puntos más importantes es la interacción entre los miembros de la familia, desde la madre que graba las reglas de la casa y las lecciones de inglés en una vieja grabadora, la cual permite que su presencia este con los pequeños, aunque no se encuentre ella. Los hermanos juegan y pintan en la pared a sus alter egos, “los lobos ninja” quienes se enfrentan a los peligros del mundo exterior con mayor fortuna que ellos.

Pero “Los Lobos” no es una película que narre sólo lo que a primera vista creemos hace, en su sencilla narrativa se permite mostrarnos pincelazos de una actualidad (o lo que era eso antes de la pandemia del 2020) que nos lleva a una reflexión de lo que afrontan los migrantes, desde la imposibilidad de pagar alojamientos dignos por lo elevado de estos, la explotación laboral que afrontan al no tener documentación legal para trabajar (aunque sí para estar en el país), la solidaridad entre aquellos que son extraños en un territorio nuevo, la traición de los iguales. Y lo más interesante es que lo hace a través de los ojos de la niñez, pero sin buscar imponer una mirada de adulto, sin explicar nada, solo dejando las emociones de estos sean las que permanezcan.

Samuel Kishi muestra en esta ocasión una forma de dirigir muy diferente a la de “Somos Mari Pepa”, mucho más pulcra, más académica por momentos, sin perder por ello la ligereza, la soltura en la cámara, apoyado en ello por su fotógrafo, Octavio Arauz, con quien logra hacer que el encierro no se sienta teatral pero a la vez mostrar la grandeza del mundo cuando se cruzan las puertas. Además las secuencias de animación son sorpresivas.

Los Lobos” estaba programada para exhibirse en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara pero las circunstancias ya no lo permitieron, se estrenó en Estados Unidos a través de HBO. Busquen la forma de verla, se sorprenderán.

Los invitamos a ver el tráiler.

Los Lobos

Director: Samuel Kishi

Guión: Samuel Kishi / Luis Briones / Sofía Gómez-Córdova

Con: Martha Reyes Arias, Maximiliano Nájar y Leonardo Nájar

Distribuidor: TBA

Fecha de estreno: 31 julio 2020 (Estados Unidos)

País: México 2019

Duración: 95 minutos